Estudio revela cómo sería la muerte del Sol – Ciencia – Vida




Astrónomos han sido testigos, por primera vez, de un raro evento dinámico que presagia la muerte de una estrella gigante roja, hallazgo que refuerza las predicciones sobre el desenlace final de nuestro Sol.

Meridith Joyce, astrónoma la Universidad Nacional de Australia (ANU), co-dirigió el estudio, publicado en The Astrophysical Journal y centrado en la estrella T Ursae Minoris (T UMi), que fue similar al Sol.

“Esta ha sido una de las raras oportunidades en que los signos de envejecimiento se pueden observar directamente en una estrella en escalas de tiempo humanas”, dijo Joyce.

“Anticipamos que nuestro Sol y T UMi terminarán sus vidas de manera mucho más silenciosa y lenta en comparación con una supernova, una explosión luminosa y poderosa”.

Los hallazgos respaldan la predicción de que nuestro Sol se convertirá en una gigante roja y luego en una cáscara de gas en forma de anillo que se expandirá y brillará en cinco mil millones de años, dejando una pequeña enana blanca como remanente, dijo el Dr. Joyce.

“Se volverá mucho más grande a medida que se acerque a la muerte (se comerá a Venus, Mercurio y posiblemente la Tierra en el proceso) antes de encogerse para convertirse en una enana blanca”, dijo en un comunicado.

T UMi nació hace unos 1.200 millones de años, con una masa aproximadamente el doble que la de nuestro Sol, en la constelación de Osa Menor, a más de 3.000 años luz de la Tierra.

El equipo descubrió que durante millones de años, en su última etapa de la vida antes de su transición final a una enana blanca, T UMi ha estado experimentando una serie de pulsos, en los que su tamaño, brillo y temperatura han fluctuado enormemente.

“La producción de energía en T UMi se ha vuelto inestable. Durante esta fase, la fusión nuclear estalla en lo más profundo de su interior, causando ‘hipo’ que llamamos pulsos térmicos.

“Estos pulsos causan cambios drásticos y rápidos en el tamaño y el brillo de la estrella, que se pueden detectar durante siglos. Los pulsos de estrellas antiguas como T UMi también enriquecen todo el Universo con elementos que incluyen carbono, nitrógeno, estaño y plomo”.

El equipo ha observado que la estrella ha disminuido en tamaño, brillo y temperatura en los últimos 30 años. “Creemos que la estrella está ingresando en uno de sus últimos pulsos restantes, y esperamos verla expandirse nuevamente en nuestras vidas. La estrella eventualmente se convertirá en una enana blanca en unos pocos cientos de miles de años”, dijo Joyce.

“Tanto los astrónomos aficionados como los profesionales continuarán observando la evolución de la estrella en las próximas décadas, lo que proporcionará una prueba directa de nuestras predicciones dentro de los próximos 30 a 50 años”.

Previous Corte preguntará al Inpec sobre la reclusión de Andrés Felipe Arias - Cortes - Justicia
Next LSE acuerda compra de Refinitiv por 27.000 mln dlr para crear un gigante de datos

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *