Para entrar al grupo del 1% en Estados Unidos, los ingresos deben ser de US$500.000



El término de 1% fue acuñado hace diez años, a modo de protesta; desde entonces la desigualdad en el mundo se mantiene

El “1%” es el símbolo de riqueza y poder gracias a un movimiento de protesta. Desde que Occupy Wall Street popularizó el término hace casi diez años, la desigualdad ha aumentado, y este grupo exclusivo solo se ha vuelto más rico e influyente. Sin embargo, el 1% más alto abarca una amplia gama de perfiles, desde profesionales prósperos hasta multimillonarios con más riqueza que muchas naciones.

Y la posibilidad de formar parte del grupo varía mucho del lugar donde viva. Entrar en el club en los Emiratos Árabes Unidos, rico en petróleo, requiere unos ingresos de más de US$900.000, o 12 veces más que en la India, un mercado en desarrollo con una población tan alta que el 1% superior incluye más de 13 millones de individuos.

En gran parte del mundo desarrollado, un ingreso de entre US$200.000 y US$300.000 lo sitúa en el 1% superior. En Estados Unidos, los ricos se han alejado de la clase media y trabajadora, cuyos ingresos apenas han crecido en las últimas dos décadas.

La desigualdad está aumentando incluso dentro de las filas del 1% más alto. Si bien se necesitan alrededor de US$500.000 al año para entrar en el club del 1% de los estadounidenses, alcanzar el 0,1% ahora requiere un ingreso anual de más de US$2 millones.

El límite para el 0,01% es más de US$10 millones. Lo que deben Algunos países hacen grandes esfuerzos para atraer el 1% de todo el mundo y su riqueza. Singapur y Mónaco, por ejemplo, se han convertido en refugios fiscales donde los acomodados pueden vivir e invertir bajo una carga impositiva y regulatoria más ligera.

Algunas naciones ricas en petróleo y gas también pueden permitirse no gravar el 1% superior. Sin embargo, en la mayor parte del mundo, los políticos usan impuestos para tratar de nivelar el campo de juego entre los ricos y todos los demás. En muchas naciones con un impuesto a la renta progresivo, las tasas más altas se aplican solo a la parte más rica del 1%.

Lo que gastan La creciente riqueza del 1% de todo el mundo ha provocado un auge en el gasto de lujo, especialmente en China. McKinsey & Co. estima que el gasto en bienes personales de lujo como accesorios, joyas y relojes ha aumentado un 47% desde 2012. Sin duda, muchos miembros del 1% tienen poco interés en los bolsos de diseño o la moda exclusiva.

La vivienda, la educación y el cuidado infantil son gastos mucho más comunes para este grupo, y sus costos pueden variar ampliamente en todo el mundo. Un tema común en todas las ciudades es una competencia encarnizada por las escuelas internacionales de habla inglesa, según Gail Rabasca, vicepresidenta ejecutiva de la firma de consultoría de reubicación Chamness WorldWide, ya que los expatriados compiten por plazas con niños locales cuyos padres “quieren un posicionamiento educativo más competitivo y conciencia intercultural para sus hijos”.

Los precios de las propiedades inmobiliarias de lujo en las principales ciudades mundiales aumentaron de 2010 a 2018, pero el crecimiento se ha desacelerado más recientemente, dijo Liam Bailey, jefe global de análisis de Knight Frank. El problema es una acumulación de oferta y la sensación de que los costes están demasiado inflados, dijo. “Hay límites a los precios que los individuos muy ricos están dispuestos a ofrecer”.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Previous Capturan a jefe de los Puntilleros en Meta - Conflicto y Narcotráfico - Justicia
Next Un equipo con 4.000 entrenadores

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *