Dólar supera $3.500 por primera vez en este año y gana $65 frente a la TRM



La propagación del Covid-19 ha generado aversión al riesgo en los mercados, por lo que inversionistas han salido de los emergentes

Heidy Monterrosa – hmonterrosa@larepublica.com.co

En el último año, el peso colombiano es la quinta divisa de una canasta de 24 monedas emergentes que más valor ha perdido frente al dólar, pues se ha depreciado 11,66%. Solamente es superada por el peso argentino (-37,58%), el peso chileno (-20,14%), el real brasileño (-16,57%) y la lira turca (-14,12%).

En lo que va de 2020, el peso local ha perdido 5,73% de su valor respecto al dólar, es decir, que de las mismas 24 divisas emergentes es nuevamente la quinta más devaluada.

Solo en la jornada del jueves, el precio promedio del dólar aumentó $65,39 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM), que ayer se ubicó en $3.441,88, y cerró en promedio en $3.507,27. De esta manera, la tasa de cambio llegó a un nuevo máximo este año y se cotizó por encima de $3.500; una resistencia que no rompía desde noviembre del año pasado.

Esta semana, el dólar pasó de cerrar el lunes en $3.430,20 a cerrar el jueves en $3.502,50.

Gregorio Gandini, analista económico, explicó que la volatilidad en la tasa de cambio se debe al aumento de la aversión al riesgo entre los inversionistas, la cual es consecuencia de la propagación por más países del Covid-19.

“La aversión al riesgo es efecto del mayor contagio del virus, que ya no está presente solamente en China, sino que se han conocido casos y muertes en Europa, principalmente en Italia, y en Corea del Sur. Además, se han registrado casos en Estados Unidos y ya se confirmó el primer contagio en América Latina, en Brasil”, destacó.

Los inversionistas están saliendo de mercados emergentes y más riesgosos, como el colombiano, para invertir en activos refugio como el dólar, el oro, los bonos del Tesoro, el franco suizo y el yen japonés. Estos activos les entregan menos rentabilidades que los de mayor riesgo, pero son más seguros ante una desaceleración global.

El jueves, el valor de la divisa de Suiza aumentó 0,59% frente al dólar, mientras que el de la moneda de japón incrementó 0,35%. Por su parte, la tasa de los bonos del Tesoro a 10 años llegó a 1,279%, la más baja de la historia. Esto indica que la demanda por estos papeles es alta.

“En estos momentos de incertidumbre, los inversionistas buscan tener mayor protección ante sucesos que no pueden manejar, el Covid-19 se sigue expandiendo y aún no se puede cuantificar su presencia ni cómo este puede afectar a los mercados. En el corto plazo, los inversionistas se están volcando a comprar bonos”, agregó José Luis Hernández, trader de Corficolombiana.

Ahora, Daniel Felipe Lombana, analista de investigaciones económicas de Acción Fiduciaria, resaltó que el incremento de la tasa de cambio esta semana no solo es atribuible al temor que ha despertado en el mercado el aumento de los contagios de la enfermedad en diferentes partes del mundo, sino que hasta el pasado lunes 24 de febrero había plazo para que los grandes contribuyentes realizaran el pago de la primera cuota del impuesto de renta.

“Si miramos los datos de Colombia de las últimas tres semanas y los de la región, veremos que en el país había una especie de rezago, pues mientras en las otras economías se registraban fuertes alzas de sus tasas de cambio, en el país el movimiento era más bien suave”, señaló el analista, quien agregó que el efecto de la salida de inversionistas del país fue contrarrestado con la llegada de capitales de los grandes contribuyentes, quienes debían pagar el impuesto de renta.

“Una vez se acabó el plazo para cumplir con esta obligación, aumentó la tasa de cambio”, explicó.

Cabe mencionar que a estos factores que han presionado la pérdida de valor del peso local frente al dólar, se les suma el hecho de que los precios del petróleo también han caído, pues la demanda del commodity ha sido afectada por el Covid-19.

“Este es el coctel perfecto para aumentar el precio del dólar en el país. En el caso del petróleo, si bien la relación inversa entre el precio de este y la tasa de cambio se ha perdido, en este momento la salida de dólares del país para buscar activos refugio, y que a la economía estén entrando menos dólares por las ventas de petróleo presionan para que la tasa de cambio aumente”, agregó Gandini.

La moneda estadounidense también se verá afectada con las reuniones de la Reserva Federal de los próximos meses. Según los analistas del mercado, en marzo podría haber un nuevo recorte en las tasas del banco central estadounidense tratando de amortiguar el impacto del brote en la economía de Estados Unidos.

Según un reporte de Reuters, el mercado ahora ve 60% de probabilidades de una reducción del tipo en la reunión del banco central del 17 y 18 de marzo. Además, los operadores esperan una segunda baja de las tasas en junio y una tercera en septiembre.

Volatilidad desde fin de 2019

Si bien la propagación del Covid-19 impactó el mercado desde enero de este año, la volatilidad de la tasa de cambio en estos últimos 12 meses ha sido constante debido a la aversión al riesgo generada por otras razones.

Antes de que el virus fuera lo que estuviera causando temor en los mercados, lo que llevó a que los inversionistas salieran de los emergentes era la guerra comercial de Estados Unidos y China, que preocupaba porque podría haber causado una desaceleración económica global.

Otra de las razones que estuvo detrás de que la tasa de cambio llegara a su máximo histórico el año pasado en noviembre fue el descontento social en varios países de la región, lo que llevó a varias jornadas de marchas y de paros nacionales. Además, ocurrió el Brexit, que también generó incertidumbre.

La volatilidad había bajado cuando se llegó a un acuerdo entre EE.UU. y China, Reino Unido también logró un acuerdo con la Unión Europea y las marchas perdieron fuerza.

Una caída en la tasa de cambio de $65 en un solo día no sucedía desde 2018
Una caída como la que se presentó ayer no se veía desde mayo de 2018. Con el cierre promedio que tuvo la moneda estadounidense, se registró un descenso intradía de $65,39. La última vez que sucedió una contracción similar fue hace dos años, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comenzó sus advertencias sobre el retiro del pacto nuclear que se firmó con Irán. En ese momento, el precio promedio de la moneda estadounidense estaba en $2.889,87 y al final de ese año cerró en $3.157,52.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Previous Catastro multipropósito no puede dar espera
Next Fedequinas calcula que la economía del Caballo Criollo moverá $6,5 billones este año