Director Marc Dugain habla de su película Intercambio de reinas – Cine y Tv – Cultura




Tras años de guerra entre Francia y España que han debilitado a ambos países, el regente de Francia pone en marcha un plan para consolidar la paz. Decide casar a su hija de 12 años con el heredero del trono español y casar a Luis XV, próximo rey de Francia, con la infanta de España, Mariana Victoria, de solo 4 años. Pero la llegada precipitada a las cortes reales de estas dos jóvenes princesas, sacrificadas por el bien de sus naciones, desencadena una red de alianzas, traiciones, secretos y juegos de poder que cambiará el rumbo de la historia.

Basada en un increíble episodio entre Francia y España en 1721, ‘Intercambio de reinas’, del director Marc Dugain, busca desvelar a los seres humanos que se encuentran escondidos bajo el peso de una corona.

Con un elenco de niños y jóvenes actores, además de Lambert Wilson, Catherine Mouchet y Oliver Gourmet, esta película se centra en reflejar el egocentrismo y la frialdad de la realeza y cómo choca con las personalidades de niños atrapados en sus juegos de poder. Su inocencia y humildad todavía están presentes, pero los acontecimientos hacen que sus acciones sean más maduras de lo que deberían ser, obligados a vivir una vida en la que no pueden decidir ni dónde vivir ni a quién amar.

Aunque desde 2001, Marc Dugain se ha dedicado a la escritura de novelas –ha publicado más de diez libros, tiene casi 3 millones de lectores y ha recibido unos 30 premios literarios en Francia y en el extranjero–, empezó a incursionar en el cine con su primer largometraje ‘An Ordinary Execution’.

Después de una trayectoria que le ha traído reconocimientos, llega con esta película que ha generado excelentes comentarios. EL TIEMPO tuvo acceso a una entrevista* con el director, sobre esta producción:

Una frase que el Rey le dice al Regente muestra la compleja relación que tiene con el papel de ser rey: ‘En la víspera de mi mayoría, nos negamos a dormir solos’.

La película muestra el proceso de convertirse en rey: cómo un niño huérfano enfermo, a través de este ridículo sistema de linaje, se encuentra de repente con una función real, y descubre el mundo a través del prisma del poder absoluto. Al mismo tiempo, también entiende que “solo se le ha hecho rey para que obedezca”. El joven Luis XV es indeciso y sin tacto. Cada vez que se le pide que tome una decisión, se muestra cauteloso, examina a las personas que lo rodean y apenas responde. Quería mostrar esta faceta del poder real, la carga que representa esa responsabilidad para un niño. Luis XV está abrumado por su papel, pero no se aleja de él y lo cumple, a veces incluso con un grado de severidad.

La ficción juega un papel más importante en la película que en el libro, sobre todo en referencia a Louise-Elisabeth…

Louise-Elisabeth era una chica emancipada, descarada y bastante moderna. Pero no quería llevarlo al extremo. Pensé que era interesante tener un momento en el que ella se resigna a ser una cónyuge real, y se une a Don Luis, alentándole a que se enfrente a sus padres: “Si sigue siendo tan decidido como el rey, incluso podría amarlo”, dice ella.

Estos niños están involucrados en una conspiración cínica, pero navegan a través de estas aguas bravas de una manera noble, aceptando su destino…

Aunque los niños son altos y dignos, no son menos víctimas de su decadente herencia. Esto plantea toda la cuestión del determinismo: ¿hasta qué punto se pueden liberar de su educación y extraerse del entorno en el que se vieron inmersos desde el nacimiento? El hecho de oponerse dramáticamente a la propia infancia significa haberlo integrado ya. Escapar de este entorno es extremadamente complicado para estos niños, especialmente para Luis XV, ya que solo tiene una solución: convertirse en rey porque nació para ser rey. Él acepta esto y crece en ello.

Aunque los niños son altos y dignos, no son menos víctimas de su decadente herencia

Se alude en gran medida a la homosexualidad …

Este período de ambigüedad que atraviesan muchos adolescentes, no necesariamente de una manera puramente sexual, es muy interesante. Especialmente ya que durante este período, muchas amistades masculinas fueron alimentadas por la admiración y los sentimientos: los hombres se escribían entre sí casi como dos mujeres. Era una época en que era más complicado acercarse a las mujeres. Quería describir todo este cuestionamiento que este rey en proceso estaba atravesando.

En cuanto a la homosexualidad de Louise-Elisabeth, la abordé de frente. Cuando sale de la cama con su dama de honor, entendemos que algo realmente sucedió, que ella ha descubierto un nuevo territorio. En ese momento, la homosexualidad era una forma de evitar los tabúes sexuales y también de evitar el riesgo bastante alto de embarazo.

Se enfoca en la vida privada de personajes y filma poco del esplendor de la corte.

Hay dos opciones cuando haces una película histórica. Ya sea que grabas la historia oficial: la historia con una H mayúscula que incluye toda la pompa y las circunstancias, que es una versión bastante anglosajona de la historia, o eliges una forma más íntima de contar tu historia. Opté por lo último, porque quería estar muy concentrado en los niños, sus reacciones y sus emociones. En mi mente, ahí radicaba el interés de la película, no en hacer un panorama detallado del siglo XVIII.

EL TIEMPO
* Entrevista cedida por Cine Colombia

Previous ¿Qué tan viable es la doble instancia que propone el uribismo? - Cortes - Justicia
Next Turismo en Ámsterdam: pesca de plástico en los canales - Medio Ambiente - Vida