Las cifras del cine colombiano: número de películas y de espectadores – Datos




Desde el 2003, el cine colombiano viene en ascenso gracias a la entrada en vigencia de la Ley de Cine. Cada vez se hacen más películas en el país, pero esto no se ha traducido en un aumento del número de espectadores de producciones nacionales.

Le contamos cuáles son las cifras del cine en Colombia, qué dicen los expertos sobre la falta de audiencia para las películas nacionales y cómo afectó la pandemia a la industria en el país y la región. 

En 2019, se registró la mayor asistencia a salas de cine del país hasta ahora: hubo 73.1 millones de espectadores, según la información recopilada por el El Fondo Mixto de Promoción Cinematográfica, más conocido como Proimágenes. De ellos, 2.52 millones fueron a ver películas colombianas. Esto representa apenas el 3.4% del total de espectadores. En ese mismo año, se estrenaron 352 películas en el país; de ellas, 48 eran colombianas.

En 2020, los números son mucho menores por una razón obvia: la pandemia. En total, hubo 12,5 millones de espectadores en salas de cine. El año pasado hubo 125 estrenos, de los cuales 27 fueron películas colombianas. Además, la asistencia a estas producciones nacionales registró 852.843 espectadores (6.8% del total), de acuerdo con Proimágenes.

(Le recomendamos: Estas son las películas con las que Cine Colombia reabrirá sus salas)

Las cifras son dicientes. Por un lado, las del 2019 hablan bien del creciente interés de los colombianos por ir al cine, aunque no precisamente para ver películas nacionales. Por otro lado, los datos del 2020 demuestran cuánto impacto ha tenido la pandemia para esta industria.

Leyes y cifras del cine en Colombia

En los últimos años, el país se ha convertido en referente para la región por algunas de las políticas implementadas para impulsar al sector, tales como la Ley de Cine (Ley 814 de 2003) y la Ley 1556 de 2012.

La primera tiene el propósito de facilitar la producción de películas en el país y contribuir para hacerla una industria sostenible; la segunda, fomentar la actividad cinematográfica de Colombia, al promover el territorio nacional para la filmación de proyectos audiovisuales.

(Lea: La magia de Roberto Benigni al servicio de Pinocho y Geppetto)

Jerónimo Rivera, experto en cine y autor del libro “El Papel del Cine Colombiano en la Escena Latinoamericana”, afirma que, con la Ley de Cine, el sector audiovisual en Colombia se dinamizó mucho. La cantidad de películas producidas en los últimos años, entre 2003 y 2020, es mayor que la que se hizo entre 1915 y 2003. Y agrega: “Esto quiere decir que más del 50% de las películas colombianas se han producido en lo que va del siglo”.

Desde 2003 hasta 2020 se hicieron 485 largometrajes y 977 cortometrajes, según datos del Ministerio de Cultura. El año con más producciones fue 2019, con 62 ‘largos’ y 169 ‘cortos’. 

En línea con la Ley de Cine y la Ley 1556, se crearon distintas entidades y se implementaron diversas estrategias en el país. Por ejemplo, desde el 2003 existe el Fondo de Desarrollo Cinematográfico (FDC), que recibe dineros mediante la cuota parafiscal que pagan exhibidores, distribuidores y productores por exhibir obras cinematográficas nacionales y extranjeras en Colombia. Por lo tanto, un porcentaje del valor de todas las boletas de cine se destinan al FDC.

(Lea: Noches de luna llena para ver cine en sitios emblemáticos de Cartagena)

Con la Ley de Cine, también se crearon los certificados de inversión audiovisual o donación en cine. El Ministerio de Cultura cuenta que, en 2019, emitieron “certificados por más de cincuenta mil millones de pesos; y en 2020, a pesar de la crisis generada por la pandemia, emitió certificados por más de veinte mil millones de pesos”.

Tanto los recursos del FDC como los de los certificados permiten que se produzcan más películas, además de incentivar la inversión y la donación en proyectos cinematográficos por parte de empresas privadas y de particulares, según MinCultura.

También existen diversas convocatorias locales, nacionales e internacionales para ganar estímulos o reconocimientos. Por ejemplo, según MinCultura, la Convocatoria Crea Digital entregó más de 3.900 millones de pesos en 2020 para financiar proyectos de desarrollo de series digitales animadas, desarrollo de contenidos transmedia, realización de series digitales animadas, entre otros.

(Le puede interesar: Chuck Palahniuk: entrevista BOCAS con el autor de El Club de la Pelea)

En sus redes sociales, Proimágenes comparte permanente convocatorias para que más personas se enteren y participen. Una de las más recientes es la del Festival de Cine Corto de Popayán, que tiene estará abierta hasta el 30 de junio de 2021:

(Si nos visita desde la app de EL TIEMPO, vea el trino acá)

“La diferencia del 2003 al 2019 de la industria del cine en Colombia es del día y la noche… Al ver el crecimiento exponencial que se ha logrado gracias a la Ley de Cine y gracias a pensar cómo desarrollar más y de mejores formas el sector, serían interminables los beneficios que se han traído“, dice Andrés Lopera, más conocido en la industria como LoperaSánchez. Él es escritor, creador de formatos y productor. Ha ganado diversos premios y convocatorias por su trabajo; entre ellos, la convocatoria de fomento a la industria 2019 de la ANTV.

Sin embargo, a pesar del avance, los esfuerzos y los diversos estímulos existentes, el aumento en el número de producciones nacionales no se ha traducido en que las personas compren más boletas para ir a verlas.

(Le recomendamos: Estos serían los psicópatas más realistas del cine)

El año en que las películas colombianas estrenadas tuvieron más espectadores fue 2016, con 4,79 millones de espectadores frente al total de 61,4 millones en todo el país. Es decir, de cada 100 boletas de cine vendidas, solo alrededor de 8 fueron para producciones nacionales.

Ese año también se estrenó la película colombiana más taquillera de la historia: El Paseo 4, que tuvo 1.693.873 espectadores. 

En el 2019, según Proimágenes, apenas el 3.4% del total de espectadores asistieron a ver una película colombiana. En el 2020, este indicador ascendió a 6,8%. “Hay que tener en cuenta que este incremento está explicado por la disminución del total de espectadores en Colombia”, dice Proimágenes.

Entonces, ¿a qué se debe la falta de interés en el cine colombiano?

El Ministerio de Cultura, Jerónimo Rivera, LoperaSánchez e Ismael Egui, gerente y fundador de la productora Ícaro Films, concuerdan en una de las razones para que los colombianos no se interesen en ver películas del país: falta de promoción, mercadeo o difusión de esos proyectos audiovisuales. De todas maneras, cada uno nombra otras posibles causas.

MinCultura afirma que uno de los retos para que las producciones nacionales tengan más alcance es fortalecer las campañas de promoción y generar estrategias “que permitan que los colombianos conozcan de una manera amplia la cinematografía local”.

(Lea además: Las mujeres trans que han brillado en la TV y el cine colombiano)

Para Rivera, hay una gran brecha entre lo que el público quiere ver, que está marcado por Hollywood, y lo que los realizadores hacen. “A esto se suma que los exhibidores no dan una ventana suficientemente amplia a las películas y a que la difusión de las mismas es bastante insuficiente”, concluye.

LoperaSánchez considera que hay tres aspectos en los que se debe mejorar para que las películas tengan mayor alcance. Primero, se necesita crear públicos y apropiación del cine hecho en colombia. Segundo, considera que debe haber mayor profesionalización de los miembros de los diferentes procesos de la industria, principalmente en las etapas no artísticas.

En Colombia, hacer cine es muy difícil, pero antes era imposible.

“Esas actividades artísticas las tenemos muy consolidadas. Aquí hay grandes escritores, actores, directores, personas con mucho talento… pero se necesita profesionalizar otras actividades: el mercadeo, el tema financiero y la distribución”, afirma. En tercer lugar, cree que hay que fortalecer la publicidad que se le hace a los productos audiovisuales nacionales.

Ismael Egui les da la razón a ambos: “Se necesita que haya una presencia mucho más fuerte en los medios de comunicación, una inversión mucho más grande en términos del mercadeo de la misma película y ponerlas más en la conciencia del público”.

(Le puede interesar: Muere Paul Ritter, actor de la saga de ‘Harry Potter’)

Hay otros dos asuntos en los que concuerdan los tres (Rivera, Lopera y Egui): por un lado, que no es posible decir que en Colombia existe ya una industria cinematográfica, ya que aún no es rentable y está apenas surgiendo.

“En Colombia, hacer cine es muy difícil, pero antes era imposible”, dice Rivera. Y explica que, en los años noventa, no existían leyes ni entidades que facilitaran hacer cine. Hoy en día hacerlo es más fácil y más barato. Sin embargo, sigue siendo tremendamente costoso, difícil y “prácticamente nada rentable”.

En esto mismo coincide Egui: “La mayoría de veces, hacer cine no se traduce en hacer plata, ni es un modelo de negocio sostenible para una productora”. Su empresa ha tenido la necesidad de apuntarle a la realización de contenidos institucionales y de publicidad. Eso lo equilibran con la participación en convocatorias para crear cine documental, que es su fuerte.

(Vea: Diez parejas de gemelos que triunfan en el mundo de Hollywood)

Por otro lado, todos consideran que la falta de interés en el cine nacional no es una problemática exclusiva de Colombia, sino de cualquier otro país o región que compite con Hollywood. “Al tener un circuito de exhibición dominado y monopolizado por Hollywood, es realmente muy difícil que el resto de los países tengan acceso”, dice Rivera.

El olvido que seremos, película ganadora de un premio Goya, se estrenará próximamente.

Foto:

Dago García Producciones

De acuerdo con Proimágenes, de las 125 películas estrenadas durante 2020, el 41% fueron de Estados Unidos, el 21%, de Europa; el 22%, colombianas; 14%, del resto del mundo (incluye Canadá, Japón, Australia, entre otras) y el 2%, de Latinoamérica.

Aun con lo anterior, sería un error desconocer el gran aporte de películas que representan al país en premios y festivales internacionales. Rivera, LoperaSánchez y Egui coinciden en que estas contribuyen a aumentar el interés del público, local e internacional, sobre lo que se está creando en Colombia.

Algunas de las más recientes películas colombianas que han resaltado en el mundo son El abrazo de la serpiente (2015), primera producción colombiana que ha sido nominada a los Óscar, La tierra y la sombra (2015), ganadora de Cámara de Oro en el Festival de Cannes, y El olvido que seremos (2021), que acaba de ganar el premio Goya como “Mejor película iberoamericana” y se estrenará próximamente.

Los efectos de la pandemia para el sector en Colombia y Latinoamérica

La industria cinematográfica en todo el mundo fue una de las más afectadas por las restricciones que desató la pandemia. Asimismo, la exhibición de diversas producciones se pospuso o migró a plataformas digitales y muchísimos rodajes tuvieron que pausarse.

“La taquilla total de cine en Colombia durante 2020 alcanzó $118.716.107.874 de COP. Al quitar el efecto de inflación a través de los años, tomando como año base diciembre de 2018, la taquilla presentó una disminución de $516.138 millones de COP” dice Proimágenes. Es decir, registró una disminución del 82% frente al 2019, según la entidad.

En la región, el panorama de recaudación no fue muy distinto. Así lo reveló Luis Vargas, vicepresidente de Theatrical Latinoamérica en Comscore, en una conferencia virtual del Ministerio de Cultura sobre los resultados del 2020 de la industria cinematográfica en Latinoamérica.

(Le recomendamos: ‘Juanpis Gonzalez’ tendrá su propia serie en la plataforma de Netflix)

En su presentación, Vargas reveló que la cifra de asistencia a cine de 2020 en Latinoamérica fue de 153 millones de espectadores, lo que representa un 80,8% menos que en 2019. Además, la recaudación fue de 511,6 millones de dólares. Frente a 2019, muestra una caída del 81,3% en los ingresos.

Otro dato interesante presentado por Comscore es el de la apertura de autocines en la región. Hasta el 2019, existían apenas 3 de ellos en Latinoamérica. Sin embargo, al cierre de 2020 se habían creado 129 más. En Colombia, la cifra de espectadores en autocines se podría calcular alrededor de 157.761 personas asumiendo que cada carro ingresó con al menos 3 espectadores, según Proimágenes.

Según Comscore, en 2019 solo había tres autocinemas en Latinoamérica: dos en México y uno en Brasil. En 2020, se habrían inaugurado alrededor de 129 nuevos en distintos países.

Para Colombia, con la disminución en la asistencia a cine, no solo resultan afectadas las empresas de exhibición y distribución, sino que el dinero recaudado por el FDC también es mucho menor que el de años pasados.

Frente a esta situación, el Ministerio de Cultura afirma que, para el 2021, el Gobierno nacional “realizará una asignación directa de recursos al FDC por un valor de 5.000 millones de pesos, para dar continuidad a los procesos de formación, creación y circulación del sector audiovisual y cinematográfico”.

(Vea: Netflix revela sus próximos estrenos con sabor colombiano)

En 2020, el Consejo Nacional de las Artes en Cultura y Cinematografía (CNACC) comprometió 15.313 millones de pesos para el FDC. En 2019, esa cifra fue de 35.860 millones de pesos, según Proimágenes.

Además, con respecto a la necesidad que surgió de fortalecer el entretenimiento digital en casa en el 2020, MinCultura afirma que se destinaron recursos adicionales para ampliar la capacidad y el alcance de Retina Latina, que es una plataforma digital gratuita para ver cine latinoamericano. El año pasado también se lanzó la aplicación de Retina Latina para dispositivos móviles.

Apoyar las producciones nacionales constituye un reconocimiento al trabajo de muchos hombres y mujeres que construyen memoria de país a través de las imágenes en movimiento.

Para la recuperación de las salas de cine, Vargas afirma que será necesario tener mínimo el 80% del mercado de salar abierto. Al 25 de febrero de 2021, Latinoamérica tenía el 37% del mercado abierto; en Estados Unidos y Canadá, el 42%. La región que mejor estaba era Asia y Pacífico (sin contar a China), con un 87% del mercado abierto.

Por lo pronto, una de las buenas noticias es que Cine Colombia, el mayor exhibidor de Colombia, anunció la reapertura de sus salas para el 1 de mayo.

(Lea: FMI ve leve mejora en la recuperación económica mundial)

El Ministerio de Cultura resalta que es fundamental ir a cine en Colombia, ya que la venta de boletas permite que el FDC obtenga recursos. Además, apoyar las producciones nacionales constituye “un reconocimiento al trabajo de muchos hombres y mujeres que desde distintos roles artísticos y técnicos construyen memoria de país a través de las imágenes en movimiento”, dice la entidad.

El cine colombiano, por ahora, tiene un gran reto: interesar a más personas en las producciones nacionales para que este se vuelva un negocio rentable. Según las fuentes consultadas, esto se lograría fortaleciendo los procesos de promoción y mercadeo de los proyectos audiovisuales.

(Le puede interesar: “Los colombianos son bandidos que se venden por una empanada”: Moreno)

La industria cinematográfica regional y global también tiene el desafío de recuperarse de los efectos causados por la pandemia en el 2020.

YALENI SOLANO
UNIDAD DE DATOS
EL TIEMPO

Más contenido de la Unidad de Datos:

– 2.695 muertos: el costo de la imprudencia en las vías bogotanas
​- Así avanza la vacunación en Colombia y el mundo
​- Colombia, un país urbano que está envejeciendo

Previous Especie de rana arlequín en selva entre Panamá y Colombia | Medioambiente - Medio Ambiente - Vida
Next La generación de la ruptura o ‘que vivan los estudiantes’ - Educación - Vida