Modalidad de estafa y suplantación tras hurto de celulares al descubierto – Servicios – Justicia




Ana, de 38 años, es abogada y vive en Bogotá. Esta semana se encontraba sobre el mediodía en el sector de Chapinero. “Sonó el celular, lo saque de mi cartera y tras unos 30 segundos de conversación me lo raparon. Quede atónita. Ni siquiera grite”, relató a EL TIEMPO.

Dijo que asustada siguió caminado y abordó un taxi con destino a su oficina. En el camino pensaba lo que iba a hacer al llegar. “Lo primero, llamar a la empresa prestadora del servicio para desactivarlo; y después, colocar la denuncia a través de la página A Denunciar de la Policía o la Fiscalía”.

De acuerdo con la abogada, se tardó unos 25 minutos en llegar a su punto de trabajo. En el mismo, la esperaba un cliente a quien prefirió atender primero. 

“Desde que me robaron el celular hasta que atendí una llamada “urgente” de mi esposo en la oficina  habría pasado una hora”, señaló Ana, quien dijo que su esposo, sin saludarla y en un tono de preocupación le  preguntó: “¿qué te pasó, por qué estás pidiendo dinero?”.

Ana señaló que se sorprendió ante la pregunta y se sintió confundida. A lo que atinó a responder: “Carlos, no sé de que me hablas. Lo único extraordinario que me ha pasado hoy es que me robaron el celular”.

(Podría ser de su interés leer: Estafa: ‘Así me robaron más de $ 2 millones por una falsa encomienda’)

La profesional, que es especialista en derecho de familia, quedó estupefacta al escuchar el relato de Carlos, con quien lleva 13 años de casada. “Me entró un mensaje tuyo al WhatsApp en el que me pedías con carácter de urgencia que te enviara 50 mil pesos”.

La pareja dialogó y analizó lo ocurrido y concluyó que el mensaje y la conversación que había sostenido a través de WhatsApp se dio después del robo del celular, lo que llevó a Ana a preguntarse “¿Cómo desbloquearon el equipo para tener acceso a sus contactos y demás información?”.

Por fortuna, Carlos decidió llamarla al celular, el cual no contestaron y luego a su oficina. “Por fortuna él no contestó el mensaje sino que decidió llamarme de inmediato”, dijo la mujer. 

(De seguro este artículo le puede interesar leer: Hurto informático: a través de una llamada lo inducen a digitar clave)

La pareja decidió no prestar atención al tema y Ana procedió a bloquear el equipo en la empresa prestadora del servicio y a instaurar la denuncia. “Mi otra preocupación era adquirir un nuevo celular por temas laborales”, señaló.

Me entró un mensaje tuyo al WhatsApp en el que me pedías con carácter de urgencia que te enviara 50 mil pesos

Se generó la alerta

Relata Ana, que unos minutos después llamaron a su oficina y a su esposo personas muy cercanas, como su hermana, un primo y dos colegas, interesados en saber que era lo que estaba sucediendo.

“Todos habían recibido el mismo mensaje. Textualmente se leía: “Hola, por favor, tengo una urgencia, en este momento no te puedo dar más detalles, pero te ruego me envíes $50.000 a este punto de giros, a nombre de mi asistente (nombre y cédula). Yo esta misma noche te los entregó y te explico. De verdad, es una urgencia. Te voy a quedar eternamente agradecida””.

(Podría ser de su interés leer: Hurto informático: ‘Con una sola llamada me robaron mis ahorros’)

La abogada señaló que fue en ese instante que se dieron cuenta que la estaban suplantando y que buscaban estafar a sus conocidos. “Para ese momento mi equipo estaba sin servicio. Pero angustiada, publique en mis redes sociales la situación para advertirle a mis allegados lo que estaba pasando. Y así, evitar que cayeran en la trampa”, puntualizó.

De hecho, Ana buscó comunicarse directamente con la Policía para reportar la situación. “Me dijeron que ya son varios los casos reportados con este modus operandi. Del cual, por tratarse de dinero, no muchas personas caen, pero caen. No piden mucho prestado para que algún incauto de buen corazón corra a ayudar”, aseguró la mujer.

(Le sugerimos leer este artículo: Compra de cachorro en cuarentena terminó en estafa y suplantación)

Señaló que compartía su historia como una forma de advertir  y prevenir a los ciudadanos de esta modalidad de estafa y suplantación, y así evitar que caigan en manos de los delincuentes. 

JUSTICIA

Previous Compras navideñas: la transformación
Next El dólar disminuyó $14 frente a la TRM y cerró en $3.466 ante mayor apetito por riesgo