Temporada de lluvias: consejos para proteger a su mascota en esta temporada invernal en Colombia – Medio Ambiente – Vida




Durante las últimas semanas, las lluvias se han incrementado en el país. Según los pronósticos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), la segunda temporada de lluvias, que se inició en septiembre, podría extenderse hasta el primer trimestre del próximo año debido a la evolución del fenómeno de la Niña.

(Le puede interesar: Reemplazar la carne puede compensar años de emisiones de CO2)

Esta fase climática tendrá mayor incidencia en la zona Andina, el Caribe y los Llanos Orientales, trayendo como consecuencia bajas temperaturas, copiosas lluvias e, incluso, tormentas eléctricas, vendavales y granizadas. Eventos que afectan a los animales de compañía no solo porque se deben modificar sus paseos diarios por los cambios en la temperatura, sino porque se incrementan los problemas de salud.(También: ¿Los animales salvajes también se contagian de coronavirus?)

Mascotas susceptibles

Aunque perros y gatos cuentan con una capa de pelaje que los protege y se adaptan con facilidad a la temperatura en la cual viven, los cambios bruscos y repentinos en el clima pueden hacerlos vulnerables y predisponerlos a enfermedades respiratorias, por lo cual hay que prestar atención a los síntomas que se presentan para acudir al médico veterinario y tratarlos a tiempo.

(Podría interesarle: Casi 700 detenidos en una operación contra el tráfico de animales).

Los principales problemas que se pueden presentar son:

Resfriados o gripa

Al igual que sucede con los seres humanos, perros y gatos también pueden presentarlos. Los agentes causantes son virus como el de la parainfluenza o el adenovirus tipo 2 (también conocido como tos de las perreras), en el caso de los perros, y el herpesvirus y calicivirus, en el caso de los gatos.

Por lo general, las mascotas afectadas presentarán estornudos, congestión, secreciones nasales y oculares, tos, decaimiento, pérdida de apetito y fiebre, que de no tratarse a tiempo podrían complicarse y requerir un tratamiento invasivo.

Problemas de pelo y piel

La lluvia y la humedad pueden propiciar la aparición de bacterias y hongos en la piel de las mascotas, generando alergia, picazón, inquietud, rascado o lamido constante, calor en la zona afectada, aparición de secreciones o descamación y zonas desprovistas de pelo.

Cambios de comportamiento

Perros y gatos nerviosos pueden temerles a los rayos y truenos, y esto puede hacer que no quieran salir a dar un paseo en estas condiciones. En estos casos, los animales estarán intranquilos, temblorosos y temerosos, y buscarán refugiarse en lugares apartados y oscuros para sentirse serenos.

¿Qué hacer?

– En esta época hay que tener cuidado con la alimentación de las mascotas: nutrición balanceada y que les brinden calorías, grasas, vitaminas y proteínas. No está de más unos snacks para mantenerlos saludables. El agua debe estar siempre disponible para que se hidrate cada vez que lo necesite.

– Mantener los lugares dentro de casa a una temperatura adecuada, lejos de corrientes de aire y libres de humedad. En caso de que el perro o el gato vivan fuera de casa, es importante proveerles un sitio en donde puedan refugiarse de la lluvia y el frío. Este sitio debe siempre estar limpio y seco.

– Hay que tener especial consideración con los animales en condición de calle para que ellos también puedan mantenerse saludables en estas épocas. Si se puede brindar un refugio o alimento diario (no solo durante la temporada invernal), será una labor loable.

– Lo ideal es tratar de no modificar los horarios de los paseos, a menos que esté lloviendo demasiado o haya rayos y truenos. Durante los paseos se deben hacer actividades divertidas para que los animales hagan actividad física y no relacionen la lluvia con algo malo; también se deben evitar las zonas muy encharcadas o con barro, y nunca se debe permitir que tomen agua estancada, ya que esta puede contener bacterias.

– Luego de los paseos o algún contacto con la lluvia, es importante secar bien la piel, los pliegues, el pelaje, las orejas y oídos, y las patas de las mascotas, teniendo especial atención en las huellas y los espacios interdigitales. No es necesario bañarlos con más frecuencia, aunque sí se recomienda cepillarlos más a menudo.

– En caso de que el perro se embarre o tenga contacto con aguas estancadas, se recomienda bañarlo para evitar mal olor o problemas de piel. Para el baño, existen champús especiales para mascotas que contienen ácidos grasos esenciales y ceramidas, que dan una capa de protección extra.

– Actualmente, en veterinarias y tiendas de mascotas se pueden encontrar diferentes productos para mantener las mascotas calientes y secas: capas, abrigos, suéteres, entre otros.

– De presentarse rayos o truenos, lo ideal es tener una zona segura dentro de casa que les permita refugiarse de los sonidos o las vibraciones y cuente con todas las condiciones para que puedan sentirse cómodos y tranquilos. Para este fin se puede hacer uso de música relajante para mascotas, aunque si se observa que el problema es excesivo, se deberá buscar ayuda de un médico veterinario etólogo.

– Los síntomas de gripa o resfriado suelen estar presentes durante 1 o 2 semanas. En caso de que los síntomas perduren o se agraven, es importante acudir cuanto antes al médico veterinario. Nunca medique por su cuenta a las mascotas.

– Evitar el contacto con otros perros o gatos, ya que pueden contagiarse de enfermedades respiratorias con facilidad. Es falso que perros o gatos contagien a los seres humanos de gripa, puesto que los agentes causantes son diferentes.

Gabriel García
Especial para EL TIEMPO

Previous La mayor cadena de cines en Estados Unidos alquila sus salas al público - Cine y Tv - Cultura
Next Arena del Río en Barranquilla contará con inversiones por cerca de US$407 millones