Viajar a Nuquí: un destino en Chocó para descansar – Viajar – Vida




Nuquí, ese paraíso en el Chocó al que llegan cada año las ballenas jorobadas a aparearse y dar a luz a sus ballenatos, es también territorio que combina los sabores de la selva y el mar.

Lea también: ¿Con ganas de viajar? Vuelve el turismo a los Llanos Orientales

“Habrán oído de lo difícil y costoso que puede resultar llegar a ese destino, y más aún, permanecer en él, pero les aseguro, que para los amantes de la naturaleza y la belleza de lo simple, habrá valido la pena”, dijo a EL TIEMPO Elizabeth Mena, dueña de La Bayka, un pequeño ecohotel con apenas 4 cabañas, rodeada de jardines, selva y por supuesto, frente a la playa.

Otro destino: Parque Nacional La Macuira, para los amantes de la belleza pura 

Mena explica que la mayoría de los alojamientos turísticos se ubican en la zona sur del golfo de Tribugá, más exactamente en las zonas de playa de Guachalito y Termales, donde kilómetros de playas de arenas negras y abrigos rocosos permiten disfrutar de un lugar donde aún el turismo masivo y el acoso de vendedores está lejos de llegar.

Sobre La Bayka, menciona que el encanto de este espacio pensado para ser un refugio para el buen vivir, va más allá de sus confortables cabañas con terraza y una hamaca para desconectarse y disfrutar de un café o un buen libro, o darse un duchazo a cielo abierto para lidiar con el calor del trópico.

En Nuquí, Chocó, se pueden encontrar varias actividades de interés como: Sendero interpretativo mar y río: observar las mareas altas, bajas, caudales de los ríos y hacer un recorrido a pie o en canoa.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

“Tampoco lo es la posibilidad de embarcarse desde la playa para ir a buscar las ballenas y si está de suerte, verlas junto a los delfines, o partir en una excursión por la selva para descubrir cascadas y ranas de colores”, dice.

“¡La verdadera seducción de este lugar está en cada bocado! La Bayka ofrece una experiencia gastronómica que combina la sazón y el conocimiento culinario ancestral de las cocineras afro, el pescado más fresco que traen los pescadores artesanales y el toque secreto de las hierbas de zotea que se cultivan en los jardines”, indica.

De interés: Bahamas dejará de exigir cuarentena a los turistas

Allí, Elizabeth, la anfitriona, cultiva y cosecha, durante todo el año, con o sin turistas, los más exquisitos frutos y plantas para enaltecer los sabores del pescado. Recorrer la huerta con ella, para aprender de las plantas, es sumergirse en una mini expedición botánica que guarda los saberes del pueblo afro para crear los mejores sabores en cada plato.

Otros destinos para viajar

Disfrute de la naturaleza en estos 6 paraísos

Los destinos turísticos del país más visitados por los colombianos

Así es el primer corredor turístico por los Andes de Ecuador

Viajar

Previous Minsalud reportó 7.106 nuevos casos de covid-19 y se registraron 132 fallecimientos
Next El Banco de Bogotá presente en el programa Talento Digital para Empresas Fase I de MinTic