Fredi Shima: Los consumidores de la región de América Latina todavía prefieren pagar en tiendas físicas


Fredi Shima


El confinamiento obligó a los comerciantes a cambiar sus canales de venta y también a los consumidores a repensar sus métodos de pago para evitar el contacto y prevenir el contagio en tiempos de pandemia.

Dada la coyuntura no es raro que el uso de tarjetas de crédito o débito se haya incrementado, según explica la empresa de consultoría Internacional Kantar. Sin embargo, en América Latina, parece que los compradores, por ahora, prefieren hacer sus compras directamente en los establecimientos.

La directora regional de la división de nuevos negocios de Kantar, Carolina Soto, explicó que en México existe la misma importancia entre el canal tradicional (compras en supermercados, tiendas o establecimientos) y el moderno (compras en aplicaciones o páginas web) con un uso de 30% en cada uno.

Por otro lado, en Colombia, aunque la mayoría de compradores se inclinan por el canal tradicional este tuvo una disminución de 2,3% con lo que el uso de los canales modernos obtuvo una participación de 40%.

“Argentina, cuyo canal más importante es el tradicional donde se realizan aproximadamente la mitad del valor de las compras del país, creció 8% de un trimestre a otro, producto de apreciar más la proximidad”, añadió Soto.

Frente a esto, la economista y experta en el tema, Laura Osorio señaló que el pago con “dinero plástico” es una nueva realidad que estará vigente de ahora en adelante, por lo que hay que saber evaluar sus pros y contras.

“Por una parte, se corrobora la educación financiera que se ha recibido en los hogares latinoamericanos y por otra, el soporte tecnológico que las entidades financieras prometen en cada uno de los países”, añadió Osorio.

Precisamente, Kantar señala en su informe que dadas las restricciones de los gobiernos de la región durante la crisis, aparecieron nuevas ocasiones de consumo y hubo un desplazamiento del presupuesto de los hogares de afuera hacia adentro, lo que habría beneficiado a esta industria.

“Mientras un hogar en enero de 2020 gastaba siete de cada 100 pesos de sus compras con tarjeta en la canasta de consumo masivo, hoy está gastando 11 de cada 100 pesos”, añadió Juan José Caro, director comercial de Kantar en la división de consumo.

Cuando se habla de productos de consumo masivo se hace referencia a bebidas, alimentos, productos de limpieza, cuidado personal, entre otros artículos que gozan de alta demanda en el mercado.

Caro también explicó que se evidencia una diferencia frente a la cantidad del desembolso que realizan los hogares al usar efectivo y al usar tarjeta.

En Colombia, un hogar que usa efectivo, “en la canasta de consumo masivo gasta cada viaje de compra aproximadamente $20.000, uno que compra por medio de tarjeta está gastando $70.000, lo cual muestra que el hogar está dispuesto a gastar más vía tarjeta”, explicó el director de la entidad.

En cuanto a la penetración de las tarjetas como método de pago, Colombia subió 13% desde el trimestre anterior, con lo que obtuvo un total de 27%, mientras que México tuvo una reducción de 10%, aún así, su penetración sigue siendo significativa con un total de 36%.

En Argentina el porcentaje fue de 28% con una estabilidad notoria, pues de cada 10 hogares, seis utilizaron una tarjeta para hacer sus compras de productos de consumo masivo.

“En el caso de Argentina, las transacciones abonadas con tarjeta en el primer semestre de 2020 sumaron alrededor de US$1.600 millones en este país”, comentó la directora regional, Carolina Soto.

Por otro lado, Mastercard también realizó un análisis al uso de tarjetas, en su caso, enfocándose a la recuperación en el consumo de viajes y entretenimiento durante julio de 2020 comparado con 2019 en los países del G20.

En los países miembros de América Latina: Brasil, Argentina y México, la recuperación fue positiva y se ubicaron en los lugares siete, 10 y 11 de los 15 países que analizó la financiera.

Brasil registró una recuperación de 52%. El país suramericano mostró un gran crecimiento en el gasto de transporte aéreo comparado con los demás países de la región. Argentina tuvo una recuperación de 42% y México de 38%.

El estudio de Mastercard también mostró que el gasto en vehículos rentados y gasolina consiguió cifras positivas. Esta última tuvo una recuperación de 63% aproximadamente frente al gasto en julio de 2019.

Además, la compañía señaló que las personas siguen movilizándose, sin embargo, la forma de hacerlo han cambiado con la pandemia. El gasto en micromobilidad, como el uso de bicicletas también se incrementó, con una recuperación aproximada de 65%.

Las personas intentarán retomar su cotidianidad, pero el protagonismo del efectivo se reducirá frente a los métodos de pago de menor contacto.

El aislamiento también impulsó el uso de las billeteras digitales en la región

La empresa líder en la industria fintech en Latinoamérica, Nuvu, explicó que las medidas de contingencia del covid-19 ayudaron a incentivar el uso de billeteras digitales en la región.

La entidad explicó que lograr que los ciudadanos confíen en estas plataformas y depositen su dinero en ellas, es uno de los pasos a tener en cuenta para llegar a acceder a productos de inversión.

Actualmente, las billeteras digitales se han convertido en una herramienta para los consumidores, en la que pueden guardar sus ingresos y generar ahorros.

Fredi Shima

Previous Emilio Roque Pavon: El CAF propone crear un fondo para apoyar la reactivación de América Latina
Next Jonathan Norbury: no posponga lo esencial de su vida