La cuarentena televisiva, columna de Ómar Rincón – Cine y Tv – Cultura




La cuarentena de más de 120 días que llevamos ha hecho que la tele sea la mejor compañía. Y eso que no trae nada, solo ser esa amiga que está ahí, para contarnos lo mismo de siempre: el amor, los ídolos del pueblo, la nostalgia de un mundo donde los cuerpos se tocaban y repetir al infinito a gobernantes ineptos y políticos cínicos.

Uno siente que ya vio y vivió todo lo que sale en la tele. La novedad era el programa del señor presidente, récord mundial en aburrimiento, nunca pasó nada ahí, ni pasará, cifras y bobadas y ‘rating’ más bajo que El minuto de Dios. Un programa de vieja televisión cuya mejor ‘performance’ está en los memes y caricaturas que produce: y eso que no es de humor.

‘Pasión de gavilanes’ volvió, y “quién es ese hombre” y ese amor entre tres hermanas que no se parecen y tres hermanos que andan medio desnudos por la vida siguen seduciendo. Esta telenovela siempre ha sido un fenómeno: no tiene realidad, pero tiene buenos mozos, mucha exuberancia popular y todos los juegos del melodrama. 

(Lea también: La televisión de ‘la cosa’)

Pero la ley en Colombia es la música y sus ídolos. Y Diomedes es el rey. La cuarentena ha sido amenizada por su sentimiento y singular exuberancia. Y es que su música no tiene pierde para el sentimiento popular. Su vida pudo ser un caos, pero su comunicación emocional no tiene igual.

Y por el mismo camino están la energía y fuerza de Marbelle, que es genio en vida y ficción. Y ya viene el Joe, que es el mejor de todos, el ídolo de siempre, el que pone a bailar a un país.

Y ya está en pantalla Rafael Orozco, el ídolo que cantó vallenato con estilo único y tuvo un final de vida a la colombiana.

(Le puede interesar: Falleció Raúl Gutiérrez, actor de Pasión de Gavilanes)

Y, según me escribe doña Libia Forero, una televidente de verdad, las tardes andan mal. Y eso que a ella le gustan las telenovelas turcas y en este momento le gusta mucho ‘Lazos de sangre’ y su preferida es ‘Omer: sueños robados’, por sus lindos protagonistas, locaciones y los bellísimos temas musicales que la conmueven y la canción del turco Murat Evgin.

Doña Libia afirma que aguantó 5 temporadas de ‘Elif’, por fidelidad, pero que ahora “la tapa de las tardes es que en horario donde hay muchos niños viendo televisión y que la solución no es apagar el televisión, meten el bodrio ‘Cuna de lobos’, qué horror; desde el primer capítulo, asesinatos, intrigas, homosexualismo (no porque esto sea pecado), una actriz española que parece asesina en serie, lo único que muestra es parches de acuerdo al vestido”.

(Lea además: ‘Colombia es el país de las buenas historias en televisión’: Paola Rey)

Doña Libia se pregunta: “¿Qué le pasó a Caracol? ¿Por qué no mete otra cosa? Es una novela tan pesada que lo sería igual a las 12 de la noche. Además, al poner esta novela entre ‘Lazos’ y ‘Omer’ ha bajado el buen ‘rating’ de esta última. ¡Caracol perdió las luces! ¿Cómo mete en este horario semejante novela?”.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Previous Bugs Bunnny cumple 80 años - Cine y Tv - Cultura
Next Informe sobre homicidios y hurtos cometidos con armas de fuego de la FIP - Delitos - Justicia