Entrevista: Defensor del Pueblo saliente insta a seguir trabajando por la paz – Conflicto y Narcotráfico – Justicia




Carlos Alfonso Negret Mosquera terminará el 31 de agosto su periodo de 4 años como defensor del Pueblo. En entrevista con EL TIEMPO pidió trabajar por la paz con inversión social, y señaló que es vital que el Estado centren su labor en zonas de Norte de Santander, Nariño y el Bajo Cauca, en donde las redes criminales se disputan el control de la coca y la minería ilegal dejando en el medio a las comunidades de esas regiones.

A punto de terminar su periodo, ¿cuáles son las lecciones aprendidas?

La primera es que se debe seguir trabajando por la paz del país. Hemos avanzado, pero la paz también debe significar inclusión social.

Esto no quiere decir que se deje de perseguir militarmente a los grupos ilegales, que lo único que hacen es agravar la situación de las personas con las que coincidí en mis visitas a la Colombia olvidada. Lo segundo es que la mayoría de los colombianos tenemos es una gran resistencia y templanza que nos permite salir adelante a pesar de las adversidades.Hay una calidad humana inmensa. Y por eso estoy convencido de que a esas comunidades hay que conocerlas a profundidad y ser solidarios con sus congojas.

(Le puede interesar: Exjefes de Farc deberían reconocer violencia sexual: Defensor)

Usted trasladó su despacho a las regiones. ¿Cómo fue esa experiencia?

Llegar hasta las casas de quienes habitan en veredas lejanas o en puertos fronterizos fue como hacer una maestría en terreno que me deja un conocimiento invaluable sobre la realidad de Colombia.

Una cosa es revisar documentos o informes desde una oficina y otra muy distinta, poder hablar frente a frente con los colombianos. El contacto con todas estas personas me deja una gran experiencia, así como responsabilidades, no solo como defensor del Pueblo para mi labor en defensa de los derechos humanos, sino como ciudadano que tiene empatía ante las carencias de tantos colombianos.

(Le recomendamos leer: Las duras críticas de 4 magistrados contra fallo de sesiones virtuales.)

¿Cuántas zonas visitó?

Recorrimos más del 90 por ciento de Colombia, durmiendo en hamacas y comiendo lo que tienen los habitantes de esas zonas, como en las comunidades de Jagual y Marcial, en Chocó, a las que llegamos luego de 11 horas de viaje en panga.

Realizamos viajes que nos llevaron a caseríos en La Guajira, a pueblos indígenas en la Sierra Nevada, a las calles de la comuna 13, en Medellín, o de Ciudad Bolívar, en Bogotá; a los Llanos Orientales y toda la costa del Pacífico, e incluso hacia el norte hasta una población panameña que se llama Jaqué, en donde hay una comunidad colombiana que debió huir por la violencia. Lastimosamente, debido a la pandemia, no pudimos llegar a algunas regiones que nos faltaba visitar para completar misiones humanitarias.

¿Cuáles zonas son las más conflictivas y que necesitan con carácter urgente la intervención del Estado?

La zona del Catatumbo, de la que he reiterado que no es solo coca; Tumaco, Nariño; el Bajo Cauca, el departamento del Cauca, que me duele especialmente por ser oriundo de Popayán. Son varias las regiones que los grupos armados ilegales quieren controlar para manejar el narcotráfico y la minería ilegal.

(En otras noticias: En estación de Policía de Usaquén pasó su primera noche médico Soler.)

¿Qué comunidad siente que lo marcó?

Una comunidad que recuerdo con mucho cariño es la de los indígenas de la Sierra Nevada, los mamos que me dieron su apoyo, su protección con las aseguranzas y el bastón de mando como símbolo de confianza por la labor en defensa de los derechos humanos y de la protección del medioambiente.

¿Cuál fue su mayor satisfacción?

Estar a la cabeza de una entidad tan importante para el país como la Defensoría, que incide en el mejoramiento de las poblaciones colombianas al luchar por sus derechos. Traté de hacer visibles a los invisibles, fue un propósito de mi gestión. Al conocer esa realidad de la Colombia profunda, se actuó en beneficio de las comunidades.

(Le puede interesar: Exministro Álvaro Leyva fue interceptado ilegalmente por la Fiscalía.)

¿Qué le faltó por desarrollar?

Siempre van a quedar sitios por visitar o cosas por hacer por comunidades tan golpeadas como las de Chocó o Tumaco, en donde hay problemas sociales de antaño; por los indígenas wayuu de La Guajira o ante el maltrato a las mujeres o a los niños. Lo bueno es que hay una Defensoría fuerte y que seguirá trabajando por disminuir o solucionar este tipo de casos.

¿Qué le recomendaría a su sucesor?

Que trabaje según sus convicciones y su estilo. Es menester respetar las metas que se fije y el camino que escoja para cumplirlas. Estoy seguro de que la persona que sea elegida le seguirá dando un impulso a la entidad y que nunca dará su brazo a torcer cuando se trate de la lucha por los derechos humanos de los colombianos.

¿A qué se va a dedicar ahora?

Desde cualquiera que sea mi sitio voy a seguir trabajando por los derechos humanos de los colombianos.

ALICIA LILIANA MÉNDEZ
En Twitter: @AyitoMendez
​justicia@eltiempo.com 

Previous El precio del diésel bajará $117 en julio, mientras que la gasolina se mantiene estable
Next Denuncian irregularidades en pagos por mora en cesantías a docentes - Investigación - Justicia

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *