Los ingresos de Facebook están en riesgo a medida que crece el éxodo publicitario



La empresa ha perdido US$62.000 millones en una semana, a medida que se retira el gasto en la red social para limitar el discurso de odio

América Latina necesita aumentar el gasto y comenzar a considerar un ambicioso plan de recuperación similar a lo que hizo Estados Unidos durante la Gran Depresión, que se implemente una vez la pandemia disminuya, dijo el jefe del principal banco de desarrollo regional.

“En este momento, todo el mundo ha estado en la sala de emergencias, lidiando con los problemas inmediatos”, dijo Moreno en una entrevista desde Washington, DC. “A medida que comenzamos a analizar nuestros préstamos y nuestro programa para 2021, debemos comenzar a pensar definitivamente en cómo lograr que el crecimiento vuelva a nuestras economías”.

Se espera que la economía latinoamericana se contraiga casi 10% este año, su mayor caída desde que los países comenzaron a producir estadísticas nacionales en la década de 1950, ya que la pandemia obligó a la mayoría a cerrar sus actividades. A diferencia de las naciones desarrolladas, la región en su conjunto tiene recursos fiscales limitados y una gran proporción de su población carece de redes de seguridad social para evitar un aumento de la pobreza y el desempleo.

El BID ha redirigido alrededor de US$450 millones de su cartera de préstamos existente de US$26.000 millones para ayudar a los países a financiar la compra de equipos hospitalarios como camas y respiradores para tratar el coronavirus, dijo Moreno. Citó a Uruguay, Costa Rica y Medellín, Colombia, como ejemplos de gobiernos que han tenido éxito en el rastreo y las pruebas para prevenir la propagación del virus.

Con un sistema de salud menos desarrollado que en las economías avanzadas, América Latina ha sido diezmada por la pandemia, particularmente en Brasil y México, sus economías más grandes. La región representa aproximadamente la mitad de las nuevas infecciones diarias del virus. El Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que los países se contraigan 9,1% y 10,5% este año, respectivamente.

Los países deberán examinar las cadenas de suministro en busca de oportunidades para la sustitución inteligente de importaciones en áreas como alimentos y algunos tipos de manufactura, dijo Moreno. Una consecuencia de la dificultad de comprar equipos médicos durante la pandemia es que los países comenzaron a producirlos ellos mismos, desde uniformes y mascarillas hasta desinfectantes, dijo.

El banco planea desembolsar US$15.000 millones este año a los gobiernos, y otros US$7.000 millones a las empresas a través de su brazo del sector privado BID Invest, dijo Moreno. El banco con sede en Washington eventualmente necesitará aumentar su capital o su apalancamiento crediticio se restringirá en los próximos años, dijo, aunque espera que el impulso de esa aprobación recaiga en su sucesor. Moreno, quien se hizo cargo del BID en 2005, terminará su tercer y último mandato a fines de septiembre.

“El BID tendrá que hacer una revisión de capital más temprano que tarde”, dijo. “Lo que haré es analizar todas las diferentes opciones e intentar dejar eso a mi sucesor para que tenga un primer borrador de esta discusión”, concluyó.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Previous Algunas recomendaciones para estudiar desde su casa sin fallecer en el intento
Next México espera que el T-Mec dinamice la economía en medio de la crisis actual

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *