Coronavirus: Estudiantes de la Universidad Nacional en Perú – Educación – Vida




Tres estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia viven desde hace dos meses en un campamento improvisado. Están en el Jardín Botánico de Misuri, en el pueblo de Oxampapa, Perú. Cuentan con poco dinero para sobrevivir, y duermen en carpas dispuestas en las instalaciones de esta entidad. Y no es una elección propia.

Angie Nathalia Romero Gómez, María Daniela Guevara Guevara y Yeison Eduardo Vega Garrido llegaron a territorio peruano para asistir al curso internacional Christopher Davidson y Sharon Christoph sobre ecosistemas Ecosistemas Andino-Amazónicos, llevado a cabo desde el 1 de febrero hasta el 31 de marzo, fecha en que tenían pensado volver al país

Pero la pandemia cambió los planes. Cuando Perú decretó la cuarentena en todo su territorio a partir del 15 de marzo (no sé si fue el 15 o 16), los estudiantes se quedaron sin alternativas de regreso a casa, varados en tierra extranjera sin soporte económico y sin fechas de regreso.

Esta complicada situación es la misma que enfrentan hoy cientos de estudiantes colombianos alrededor del mundo. De acuerdo con datos revelados por la Cancillería, hasta el 1 de mayo eran más de 9.500 nacionales los que esperan retornar al país.

De ellos, el segundo grupo más grande, después de los turistas, eran “estudiantes que terminaban sus clases en esta época, o que están afectados por cierres de centros académicos”, según la canciller Claudia Bloom.

(De su interés: ¿Se encuentra ‘varado’ en el extranjero? Pasos para regresar al país)

Y es que muchos de los estudiantes varados en el exterior vieron cómo sus semestres eran cancelados o aplazados de un momento a otro y hasta nuevo aviso. Otros, en cambio, estaban realizando un intercambio académico o cursando estudios de corta duración fuera del país, los cuales culminaron en medio de la cuarentena y ya no tienen cómo regresar.

Nuestra situación es un poco más compleja porque somos estudiantes de escasos recursos,

Este es el caso de Romero, Guevara y Vega. Al conocer la noticia, el Jardín Botánico en el que adelantaban el curso, se ofreció a darles alojamiento y alimentación durante las primeras semanas. Junto a ellos están otros tres estudiantes ecuatorianos, cinco más de otras regiones de Perú y los docentes.

Sin embargo, dado que la emergencia se ha extendido, la ayuda ofrecida por el Jardín también se limitó, lo que llevó a los estudiantes a lidiar con una difícil situación económica.

(Lea también: Controles obligatorios para quienes llegan en los vuelos humanitarios)

Así lo señaló Angie Nathalia Romero: “Nuestra situación es un poco más compleja porque somos estudiantes de escasos recursos, respondemos por nuestra propia solvencia económica, y en mi caso particular respondo también por mi familia, entonces ha sido bien difícil en términos económicos y emocionales”.

Sin recursos, estos alumnos pasan cada día con la esperanza de regresar, y buscando por todos los medios la manera de obtener el dinero necesario para su sustento

Recientemente, el departamento de Bienestar Universitario de la Facultad de Biología de la UNAL, gracias a la intervención de los docentes María Argenis Bonilla y Dolores Armenteras, tomó la decisión de brindar a estos tres estudiantes un apoyo psicológico a distancia así como una ayuda económica con el que cubren parte de su alimentación.

Pese a estas ayudas, de acuerdo con la profesora María Argenis Bonilla, las condiciones en la que viven sus alumnos en el vecino país siguen siendo preocupantes. Duermen bajo unas tiendas de campaña o en camarotes instalados por la entidad, y el dinero que reciben desde Colombia a duras penas les alcanza para sobrevivir, mientras lidian también con complicaciones psicológicas y emocionales.

“En estos momentos estoy haciendo mi trabajo de grado y es muy complicado, porque a veces emocionalmente uno no se siente con tantas ganas de trabajar”, señaló Romero, quien pese al encierro y a estar lejos de casa, se aferra a sus labores académicas para distraerse, mientras sigue a la espera de un posible regreso a Colombia.

Un posible regreso

En los últimos días se han registrado varios vuelos humanitarios para que colombianos varados en el exterior puedan retornar a territorio nacional. Sin embargo, muchos aseguran que los trámites son engorrosos y demorados.

Así lo confirman los tres estudiantes. El más reciente vuelo, que partió este lunes 1 de junio, provenía precisamente desde Perú. Sin embargo, pese a insistir constantemente, no fueron tenidos en cuenta y esperan poder regresar el el siguiente vuelo humanitario, agendado para el próximo viernes 12 de junio.

(Además: Respuestas a las preguntas frecuentes de quienes desean volver al país)

La Universidad Nacional se pronunció al respecto y señaló que se hará cargo del costo del vuelo, el cual ronda los 380 dólares.

DANIEL MATEO CHACÓN
EDUCACIÓN

Previous MinDefensa anuncia cambios en inteligencia de las Fuerzas Militares - Delitos - Justicia
Next Esta es la razón por la que será un delito tocar a los macacos - Medio Ambiente - Vida