La lucha de jardines infantiles privados por sobrevivir en cuarentena – Educación – Vida




Con el aislamiento obligatorio por el coronavirus, los jardines infantiles se vieron obligados a cerrar sus puertas, con el fin de evitar el contagio de los menores. Una situación que ha traído grandes dificultades en el sector privado.

Se estima que el 83 por ciento de la población infantil de cero a cinco años del país es atendida por jardines privados, de los cuales nada más en Bogotá hay 2.700 instituciones.

Este sector emplea actualmente a más de 40.000 personas, en su mayoría madres cabeza de familia, que ante la actual emergencia ven con preocupación su futuro laboral.

De acuerdo con la Directiva 7 del Ministerio de Educación, estos jardines están obligados a continuar operando desde casa, por los medios necesarios (virtuales o análogos) para seguir con la formación de la primera infancia.

Una labor que no ha sido nada sencilla, según cuentan directoras y fundadoras de jardines infantiles que se han unido con el fin de hacer frente a esta crisis para, en primer lugar, garantizar la educación de los más pequeños, y en segundo lugar, luchar por su supervivencia.

Una de ellas es Yolanda Reyes, del jardín Espantapájaros, quien explicó cómo ha funcionado esta asociación: “Muchos nos hemos dedicado a la educación para la primera infancia toda la vida. En este momento cerraron los jardines por orden del Ministerio. En sus circulares dijo que teníamos que ofrecer acompañamiento a distancia desde la educación virtual o como se pueda”.

Y añadió: “Estamos buscando todas las formas y posibilidades de acompañar a las familias en formas de educación que los inspiren. Pero por otro lado está la sostenibilidad económica de estos lugares que no da para más. La idea de este movimiento es para ayudarnos como gremio a sostenernos, pero además estamos preocupados por la educación de la primera infancia. ¿Dónde va a quedar si los jardines no estamos más”.

Misma preocupación que comparte Anahí Urán, del jardín Ábaco: “Hay muchas mamás solteras y personas que dependen de este empleo. Algunos jardines han tenido que tomar medidas económicas y lo último que queremos es afectar a quienes trabajan con nosotros”.

Uno de los motivos de esta unión es compartir experiencias que permita a estos centros seguir operando a distancia. De esta manera, se crean canales de comunicación e innovación en los que se logra crear un ambiente educativo en casa, con ayuda de los padres.

Así lo explica Reyes: “Cada uno de los jardines sigue con la autonomía de su metodología. Es una alianza para pensar y compartir ideas sobre los desafíos de la educación para la primera infancia durante y después de la cuarentena, y para explorar formas de mantener la cohesión de las comunidades (familia, niños, equipos pedagógicos) pero también la sostenibilidad de los jardines y de los empleos que generan”.

De acuerdo con Carolina Villegas, fundadora del jardín Bumble Bee, uno de los principales retos es facilitar el estudio en casa de unos niños que no están acostumbrados al estudio virtual y unos padres que alternan su día entre la crianza y el teletrabajo:

“Hemos tenido dos grandes dificultades. La primera es que los niños se habitúen a los encuentros virtuales. Esto ha sido difícil, incluso emocionalmente. Eso lo hemos ido trabajando con los papás, con metodologías simples como no obligarlos a estar frente a la pantalla. Otra es que los padres, por su trabajo, no han podido a estar siempre disponibles”.

Por su parte, Urán señaló que “esta unión ha sido fundamental porque hemos sentido la incertidumbre del futuro como empresas y la responsabilidad con nuestros trabajadores. Nos ha permitido manejar a los papás que no ven tan claro por qué deben seguir pagando”.

EDUCACIÓN – @EducaciónET

Previous las razones por las que Batwoman es una heroína revolucionaria - Cine y Tv - Cultura
Next Gobierno aseguró que estratos tres y cuatro podrán pagar servicios públicos a 24 cuotas

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *