Cheops, el vigilante de exoplanetas, hace prometedoras observaciones – Ciencia – Vida




La misión europea Cheops para el estudio de exoplanetas ha completado los casi tres meses de puesta en servicio en órbita y ya ha efectuado “observaciones prometedoras” de estrellas más allá del Sistema Solar que albergan planetas.

La fase de puesta en servicio en órbita del satélite, que fue lanzado el pasado diciembre, ha cumplido todos los requisitos y comenzará las operaciones científicas de rutina a finales de este mes, señala en un comunicado la Agencia Espacial Europea (ESA).

El Satélite para la Caracterización de Exoplanetas (Cheops) abrió su ojo al universo a finales de enero y ya “ha efectuado observaciones prometedoras de estrellas que albergan exoplanetas, lo que augura un sinfín de apasionantes descubrimientos en el futuro”, agrega la nota.

Ya se sabe que hay unos 4.000 planetas que orbitan estrellas distintas del Sol y un siguiente paso importante es caracterizarlos para conocer su estructura, formación y evolución. La misión de Cheops es precisamente medir de forma precisa sus tamaños, especialmente en el caso de los más pequeños.

El satélite ha tenido que pasar toda una serie de pruebas de vuelo y se ha analizado su respuesta, en especial la del telescopio y el detector en el entorno espacial, para verificar que es “lo bastante preciso y estable como para cumplir sus ambiciosos objetivos”.

“Nos alegramos enormemente al ver que todos los sistemas funcionaban según lo esperado o incluso mejor”, según Andrea Fortier, científica del instrumento Cheops.

Durante las últimas dos semanas de la fase de puesta en servicio en órbita, el satélite observó dos estrellas anfitrionas de exoplanetas mientras estos transitaban por delante de ellas y tapaban una fracción de su luz.

La observación de tránsitos de exoplanetas permite medir “con una precisión y una exactitud sin precedentes el tamaño de los planetas y para determinar sus densidades”.

Uno de los primeros objetivos del satélite fue HD 93396, una estrella subgigante amarilla situada a 320 años luz, y sus observaciones se centraron en el planeta gaseoso KELT-11b.

Las mediciones efectuadas son cinco veces más precisas que las realizadas desde la Tierra. “Así podemos hacernos una idea de lo que podremos conseguir con Cheops durante los próximos meses y años”, señala Willy Benz, investigador principal del consorcio de la misión.

Las actividades de puesta en servicio “no se han visto afectadas demasiado” por la emergencia causada por la pandemia de coronavirus, pues en marzo la automatización de los sistemas hizo que las consecuencias “fueran mínimas”.

En estos momentos, Cheops está pasando a la fase de operaciones científicas rutinarias, que se espera que comiencen a finales de abril y los científicos han empezado a observar algunos de los “objetivos científicos tempranos”: una selección de estrellas y sistemas planetarios escogidos por constituir ejemplos paradigmáticos de lo que la misión puede lograr.

EFE.

Previous La cuarentena obligatoria no se acabará el 27 de abril para toda la población
Next Baum Festival anuncia nueva fecha, ahora será el 19 de diciembre en Corferias

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *