¿Cómo ayudarles a actrices, actores y guionistas nacionales en este paro de producción? – Cine y Tv – Cultura




El presidente de la Asociación Nacional de Medios de Comunicación (Asomedios), Tulio Ángel Arbeláez, le responde al gremio de actores por su descontento frente al decreto que flexibiliza la cuota obligatoria de producción nacional en los canales.

¿En qué consiste básicamente la alteración en la cuota de pantalla obligatoria de la producción nacional en la TV colombiana, por cuenta del coronavirus?

Por sugerencia nuestra, el Gobierno emitió un decreto flexibilizando el mínimo de programación nacional que deben transmitir los canales frente a la producción extranjera, cuya proporción era 70-30 en horario triple A.

¿En qué consiste esa cuota de pantalla?

Se refiere a la cuota mínima de programación nacional que deben transmitir los canales, en horario triple A. Eso se estableció desde hace quince años, cuando se negoció el TLC, en el 2005, y solo había dos canales nacionales. Con la globalización del mundo, ya hoy en día la gente tiene 600 canales internacionales para ver.

¿Quiere decir que hay que repensar el tema de la cuota de pantalla?

Mire. Colombia tiene básicamente cuatro señales, dos satelitales, dos digitales, tiene a Claro, tiene a Telefónica, tiene a Tigo, tiene a Une. El 75 por ciento de los colombianos pueden recibir 600 canales de televisión, y existen además los Netflix, los HBO. O sea, la gente lo que tiene es contenido audiovisual. Y, efectivamente, antes, cuando había solo dos canales, y usted los recuerda cuando éramos programadores de televisión, pues la gente veía un canal u otro canal, y pasar una película era muy rentable porque la gente no tenía el acceso de hoy.

Pero el contenido nacional gusta mucho…

Completamente cierto. Los canales nacionales, por ejemplo Caracol y RCN, no producen el 70 por ciento de lo nacional en el triple A, producen el cien por ciento; la programación de 7 a 10 de la noche es cien por ciento nacional. ¿Y por qué? No porque haya un pacto para ayudarles ni porque la ley los obligue; simplemente porque eso es lo que le gusta al colombiano.

O sea, ¿no es por falta de voluntad de las programadoras que se ha modificado la cuota de pantalla?

No. Es más, estoy seguro de que en este momento, a pesar de la norma que ya entró a regir de la flexibilización de la cuota de pantalla, no hay ningún porcentaje que no sea del cien por ciento. Si usted mira por ejemplo los canales privados, están metiendo hora y media de noticieros, de 7 a 8 y media, noticieros de 10 y media en adelante. Y el inventario que tienen guardado de producción nacional alcanzaría para cumplir. Lo que pasa es que ya el triple A no es solo de 7 a 10 de la noche, es todo el día, porque la gente confinada en cuarentena ve mucha televisión.

Los canales nacionales, por ejemplo Caracol y RCN, no producen el 70 por ciento de lo nacional en el triple A, producen el cien por ciento

Cierto. Todo el país viendo televisión…

En este momento hay 46 o 47 millones de televidentes cuya casi única entretención es ver televisión. Entonces, lo que solicitó Asomedios es la posibilidad de que en un momento determinado, si el inventario nacional que tienen las programadoras se agota, pudiera recurrirse a programación extranjera. Eso es todo, y lo más seguro es que no se vaya a utilizar.

¿Por qué cree que no va a haber necesidad de utilizar ese permiso?

Le insisto: estoy seguro de que Caracol, RCN, Canal 1, los canales regionales, Citytv, tienen producción nacional para programar. Lo que pasa es que cuando uno tiene 24 horas de programación en los canales nacionales, en los canales locales, en los canales regionales, de pronto debe acudir a esa medida, totalmente transitoria, de flexibilizar la cuota nacional. El negocio no es programar televisión, es producir televisión. Y el mercado nacional es un excelente nicho.

Pero está paralizada la producción nacional por culpa del coronavirus…

Exacto. Obviamente, eso a los actores y a las actrices nacionales no les puede gustar. Y creo que nosotros tuvimos un pecado: que al solicitarle al Gobierno, como medida transitoria, la posibilidad de pasar películas extranjeras, de bajar la cuota de pantalla de un 70 por ciento a un 20 por ciento, los actores montaron la película de que eso seguiría así en un futuro. De pronto la culpa fue nuestra de no socializar. Pero fue todo tan a la carrera, porque se vino el coronavirus. Y con él, el confinamiento. No tuvimos tiempo de consultar a los actores y explicarles.

¿Y qué va a pasar con las series que ya se estaban transmitiendo?

Caracol y RCN pararon 38 producciones que estaban realizando con más de 4.000 empleos, a raíz del coronavirus. Pues apenas se levanten las medidas y puedan grabar, esas producciones se reanudarán.

Lo que solicitó Asomedios es la posibilidad de que en un momento determinado, si el inventario nacional que tienen las programadoras se agota, pudiera recurrirse a programación extranjera

¿Y a la gente le siguen pagando?

En este momento, no. Pero, obviamente, se les seguirá pagando cuando superemos esta fase. Lo que sí tengo claro es que les siguen pagando las regalías. La ley los faculta para cobrar derechos conexos por las exhibiciones, y esos derechos, así como a Sayco, a Acinpro, se les reconocen a los actores.

Los actores y actrices temen que esta medida se vaya a volver definitiva…

Por ningún motivo. Es totalmente transitoria. Primero, porque la ley así lo establece, y el decreto también. Y segundo, porque no hay ningún interés de los productores, cuyo negocio es producir televisión, de continuar trayendo películas, porque el negocio no es la exhibición, sino la producción.

Es irónico que esta crisis se produzca precisamente ahora, cuando el encierro deja pocas opciones: o uno trapea, o lee, o cocina, o ve TV. Las audiencias deben haber aumentado de una manera bárbara, pero curiosamente la pauta ha disminuido, en momentos en que, como pocas veces, hay tantos espectadores de televisión…

Efectivamente, esa es la paradoja. Hemos incrementado las audiencias tanto en radio como en televisión casi entre un 20 a 25 por ciento; la pauta se ha caído en un 60, 70 por ciento. En España y en Italia, la pauta se cayó un 80 por ciento.

Y en esos países, ¿ha habido medidas del Gobierno?

En España, por ejemplo, el Gobierno les dio a los canales 15.000 millones de euros para poderlos financiar. Para que cumplan la función de recrear, de entretener. Aquí estamos sugiriendo rebajas en los impuestos de la pauta, para ver si la podemos reactivar.

¿Qué peligro hay, como hemos visto en algunos canales, que nos llenen de ‘latas’ internacionales, sin producción nacional?

Yo no lo veo. Primero, porque hoy en día, con la penetración de los cableoperadores y con la opción de los Netflix y etcétera, la gente para ver series internaciones tiene de todo. Pero a la mayoría de la población y a las clases menos favorecidas que ven televisión abierta o radiodifundida, lo que les gusta, y lo que marca, es la televisión nacional.

Los actores montaron la película de que eso seguiría así en un futuro. De pronto la culpa fue nuestra de no socializar. Pero fue todo tan a la carrera, porque se vino el coronavirus

¿Por qué la ley TIC de 2019 no introdujo una cuota colombiana a empresas extranjeras, para su operación en el país, como Netflix y Amazon? Sí ha ocurrido en otros países…

La ley TIC de 2019 nunca tuvo como intención regular o tocar las plataformas de Netflix y otras de esa misma naturaleza. Es una ley de conectividad. Sí fue una de las críticas que se le hizo. Sin embargo, en el último Plan de Desarrollo, se había incluido un artículo que establecía una cuota de pantalla del 10 por ciento, de la representante a la Cámara Catalina Ortiz. El Gobierno se opuso.

¿Con cuál argumento?

Con el de que podía afectar la innovación de las plataformas, y que consideraba que no existía suficiente producto nacional para dar cumplimiento a la obligación. Recuerdo que la AmCham (Cámara de Comercio Colombo Americana) también se opuso vehementemente. Ellos, junto con el Gobierno, terminaron ganando la batalla y en el Plan de Desarrollo no quedó la obligación. Lo que quedó fue un saludo a la bandera, dizque propiciando una sección fácilmente accesible a los audiovisuales nacionales.

¿Y cómo funciona en el resto del mundo?

Sí se están incluyendo cuotas de pantalla. Ejemplo, la Unión Europea les exige a esas plataformas incluir mínimo un 30 por ciento de producción europea.

Por fortuna, la industria de la televisión colombiana ya lleva muchos años de madurez…

De acuerdo. En el mundo entero compran las producciones colombianas. Lo que llaman ‘soap’ en los Estados Unidos. Los turcos también acogieron la producción de ese género de telenovela, que empezaron los mexicanos, y siguieron con mucho éxito los colombianos y los venezolanos. Ya en Venezuela desapareció.

Entonces estamos en una varada fenomenal. No se puede hacer producción nacional, por ahora. ¿Qué piden que se haga los guionistas, actores y actrices, descontentos con el decreto promovido por ustedes para bajar la cuota obligatoria de programación nacional?

Ellos dicen que hay suficiente producción nacional, no solo en los canales, sino en general en toda la industria audiovisual, para poder comprarla y con eso suplir la necesidad en un momento de crisis.

Pero ¿quién la tiene?

No sé. Por ejemplo, en una de las entrevistas con uno de los importantes actores, decía: “Tenemos 200 horas”, pero, perdón, 200 horas son, en ocho canales regionales, más canales comunitarios, más canales locales, más canales nacionales, emitiendo 24 horas, nada. El problema es que Colombia no tiene el inventario de cuánto es la producción nacional. Seguramente los estudios privados nacionales tienen guardadas cosas buenas, malas o regulares. Ya se mirarán…

Sé que Caracol tiene mucho guardado nacional nuevo. RCN tiene para repetir unas series magníficas. No sé el Canal 1…

No conozco exactamente la estadística. Lo que me parece un poco loco es pensar que, en aras de una ventana totalmente temporal, para solucionar el problema de no poder grabar, no se admita la posibilidad de recurrir a películas extranjeras si no hay producción nacional. Creímos que solicitándole al Gobierno una disminución de cuota de pantalla podíamos atender a los 46 o 47 millones de televidentes, de una manera racional, inteligente, válida, sin pensar en que fuéramos a afectar a los actores.

Ante el mismo problema de no poder producir, ¿qué está haciendo por ejemplo Netflix?

El inventario de Netflix debe ser muy grande.

Los actores no son los únicos que están parados. Las aerolíneas
están paradas, los restaurantes,
el turismo, los hoteles. Hay que
ver cómo nos sostenemos todos en esta gran crisis

Pero usted insiste: las productoras de televisión no tienen el menor interés en dejar de producir producto nacional…

Absolutamente ninguno. Pensar siquiera en que eso se hizo para deprimir y molestar a los actores, y volvernos canales internacionales, es descabellado. Toda la discusión se ha dado basada en que los actores, y lamento mucho que están en este momento en un problema, pasan por lo que viven la mayoría de los colombianos y la humanidad. No son los únicos que están parados. Las aerolíneas están paradas, los restaurantes, el turismo, los hoteles. Hay que ver cómo nos sostenemos todos en esta gran crisis. También hay que pensar: ¿qué pasa con los televidentes colombianos? ¿Cómo suplirlos en esta crisis de producción de contenido para ver?

¿Qué pasa si la Corte Constitucional tumba el decreto de flexibilización de la ley de cuotas?

La mayoría puede, y lo están haciendo, cumplir con la cuota nacional. Los que no podrían cumplir tendrían dos alternativas: una, apagar la programación y decir: señor televidente, no puedo programar porque no tengo más producto nacional. Lo que me da mucho susto es que haya estudios privados que quieran vender a unos costos y especulen con el producto nacional. La segunda es programar con lo que puedan y alegar ante los tribunales, cuando los multen, una fuerza mayor porque no había otra alternativa que salir a buscar un producto en el mercado extranjero.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Previous Juliana Galvis habla de sus personajes en nuevas series del canal Caracol - Cine y Tv - Cultura
Next Los vergonzosos casos de médicos y enfermeras discriminados en el país - Ciencia - Vida

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *