Tomas satelitales muestran cómo las cuarentenas reducen contaminación – Ciencia – Vida




Las imágenes que tomó el satélite Sentinel-5P de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) entre el 1 de enero y el 11 de marzo de este año muestran un cambio drástico en la calidad del aire en Europa. El fenómeno se acentúa sobre todo en Italia, que es el país más afectado por el Coronavirus.

Hasta la fecha, el país de la bota reporta más de 31.000 contagios y 2.500 personas muertas. En contraste, se han registrado un total de 2.900 pacientes curados del Covid-19.

Para sobrellevar la crisis el gobierno italiano decidió cerrar las fronteras, suspender las clases en las instituciones educativas y cesar las actividades en todos los comercios, excepto por las farmacias, los supermercados y las tiendas en las que se ofertan productos de primera necesidad. 

Así pues, Italia está paralizada, las calles permanecen solitarias y la Policía se encarga de multar a quienes se atreven a salir sin razones justificadas. Las pocas personas que caminan por el espacio público mantienen distancia las unas de las otras y procuran reducir el contacto al mínimo. 

Esto ha generado un cambio tanto en la industria como en la cantidad de carros que circulan por las vías, lo cual a su vez ha repercutido en la calidad del aire de las principales ciudades italianas. 

La ESA ha informado que este fenómeno se ve reflejado en la disminución de emisiones de dióxido de nitrógeno, que es producido por vehículos motorizados y por procesos industriales que hacen uso de la combustión de carbón o petróleo. Los efectos que este gas tiene para la salud humana están relacionados, irónicamente, con el aumento de las infecciones respiratorias.

La disminución del dióxido de nitrógeno “se aprecia sobre todo en el norte de la península, coincidiendo con el bloqueo nacional decretado para impedir la propagación del coronavirus”, comunicó la ESA mediante un comunicado publicado en su página oficial.

(Le puede interesar: En Italia, la gente se arma de paciencia en cuarentena por coronavirus).

La semidesierta Piazza San Lorenzo en Lucina, en el centro de Roma, Italia.

Los efectos colaterales del virus Covid-19 han sido en su mayoría negativos, sobre todo en términos económicos, pues las bolsas de valores del mundo llevan registrando pésimos números en las últimas semanas. Pero la desaceleración obligada a la que se enfrentan las industrias más grandes del mundo le ha dado un respiro al medioambiente.

En China, por ejemplo, se conoció que, después de que se tomaron medidas de confinamiento y aislamiento de la población, los niveles de material particulado en el aire disminuyeron hasta en un 25 por ciento.Deslice para observar cómo se ve la emisión de dióxido de nitrógeno en la atmósfera del norte de Italia antes y después de la cuarentena.

Así cambiaron los niveles de dióxido de nitrógeno en el aire de Europa entre el 1 de enero y el 11 de marzo del 2020.

Tendencias EL TIEMPO

Previous A equilibrar la balanza
Next Scotiabank Colpatria ofrece alternativas de apoyo a clientes afectados por Covid-19

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *