#NoSoyunObjeto, una mirada nueva hacia las mujeres – Mujeres – Vida




Cada tres días, una mujer es asesinada por su pareja o por su expareja. Solo en 2019, se presentaron 796 casos de feminicidio y 23.189 mujeres están en riesgo. Estas cifras de la Corporación Sisma Mujer y de Medicina legal son solo la punta del iceberg del gran problema de la violencia contra las mujeres, un tema que Catalina Escobar, directora de la Fundación Juanfe, quiere combatir de raíz, a partir de hoy, con la campaña #Nosoyunobjeto.

“En el 2018 hubo 2.767 casos de niños de 0 a 4 años abusados sexualmente –cuenta Escobar–. Desde abril del año pasado me dediqué a estudiar este fenómeno. Encontré que todos señalamos al agresor, pero el peor enemigo está en tu casa, en la mía, en el colegio, en la calle… El origen del problema es el micromachismo”.

Algunas expresiones que ilustran este problema y que se escuchan a diario son ‘por qué se puso faldita’, ‘no haga que la trate mal’, ‘usted ocúpese de la casa’, ‘mucha perra’, ‘se lo merecía’, ‘el fútbol es solo para los hombres’. De este tipo de expresiones, Escobar dice que, por ejemplo, ella escuchó tres permanentemente.

“El hecho de que trabaje por las mujeres y contra la pobreza no significa que cuando voy a una playa no me ponga el bikini más pequeño. Lo hago y nadie tiene derecho a tocarme. Cualquiera puede ponerse una faldita o bluyín apretado y nadie tiene que tocarla. Hay que derrumbar esto, pero se logra con la concientización”, dice Escobar.

Según su investigación, convertir a las mujeres en objetos implica no reconocerlas como seres humanos dignos, sino como cosas que pueden poseerse y que están a disposición de otros, usualmente hombres. Por eso, la campaña #NoSoyUnObjeto pretende educar y generar una conciencia de esas etiquetas y estereotipos que existen, para reinterpretar los roles y cambiar las creencias sobre qué es ser mujer.

“Esta campaña es una cruzada para las mujeres y las niñas. No genera odios. Es, más bien, una campaña incluyente, basada en evidencias”, explica Escobar.

Unas 45 marcas (entre las que figuran nombres como Wingo, Avianca, Terpel, Cine Colombia, Hatsu, Creppes & Waffles, Discovey home and health, Claro, Enel Codensa y hasta la torre Colpatria en Bogotá) se unieron para enviar con contundencia el mensaje: No soy un objeto.

Desde el lanzamiento hasta el diálogo

A partir de hoy, la campaña busca generar una conversación para explicar por qué las mujeres no son un objeto. El llamado a la acción es para que las mujeres alcen la voz y se manifiesten escribiendo el hashtag #NoSoyUnObjeto en espejos y compartiendo esa imagen en sus redes.

“Queremos invitar a la autocensura de cualquier tipo de violencia en el lenguaje, las opiniones, el trato, el contenido que vemos y la música que escuchamos”, dice Escobar. Esto, para frenar mensajes nocivos y excluyentes. No solo son mensajes dirigidos a los hombres, sino también para las mujeres que tengan comportamientos o actitudes machistas. 

Luego, se retará a los hombres para que se ponga en los zapatos de una mujer y que puedan entender que, por ejemplo, pueden sacar a los perros a las 11 de la noche sin miedo o pueden mostrar los pechos en la playa sin ser mal vistos.

El cierre de campaña será con el foro Women working for the world, el 28 de abril. “Esta campaña no solo se hará este año. Queremos educar a la gente, censurar el lenguaje y hacer consciente esto que todas las mujeres hemos padecido: el micromachismo”, dice Escobar.

REDACCIÓN VIDA

Previous Día de la mujer: cómo prepararse para esta fecha - Mujeres - Vida
Next La caída de Saudi Aramco por debajo de la OPI golpea al plan económico saudita