R.D.T.: gomina y ambición para el rescate imposible del Espanyol


Raúl de Tomás (Madrid, 17 de octubre de 1994) ha marcado en todos y cada uno de los partidos que ha jugado con el Espanyol desde que se incorporó a la disciplina periquita en el pasado mercado de invierno. Por el momento, Juan Oyonate Ramos suma cinco tantos, cuatro en la Liga (Villarreal, Athletic, Granada y Mallorca), y uno en la Copa del Rey, en un partido en el que la víctima fue el San Sebastián de los Reyes en el que juega su hermano Rubén. Su repóquer de tantos no lo celebran sólo en el club blanquiazul -que por supuesto ve más cerca, y tangible, la salvación desde que llegó-. El Benfica también está encantado. En este caso porque el conjunto lisboeta ingresará 500.000 de los hasta dos millones de euros en variables que pueden añadirse a los 20 millones que ya se abonaron por su traspaso.

Aunque se formó en las categorías inferiores del Real Madrid, no logró hacerse con un hueco en las filas del conjunto madridista. Con el primer equipo sólo llegó a disputar un encuentro, en la Copa del Rey. Jugó 14 minutos en el que es ahora su estadio frente al Cornellà, el 29 de octubre de 2014, en un duelo que terminó en victoria blanca por 1-4. Sus dos primeras cesiones, al Córdoba y al Valladolid, no fueron tan bien como habría esperado. La tercera, en cambio, con el Rayo Vallecano como destino, fue muy diferente. Allí, por fin, encontró la continuidad que tanto necesitaba. Su primera temporada se saldaría con 24 goles en 32 partidos jugados, logrando el ascenso.

Su tan deseado estreno en Primera División fue agridulce. El Real Madrid renovó su contrato en agosto de 2018, pero volvió a cederlo a un Rayo con el que consiguió 14 goles en 33 partidos disputados en la élite. El equipo de Vallecas terminaría perdiendo la categoría, pero el Benfica se fijó en sus buenas cualidades y apostó fuerte para llevárselo a Portugal, después de pagarle 20 millones de euros al club que preside Florentino Pérez para hacerse con sus servicios. La experiencia, de nuevo, no fue todo lo positiva que esperaba. En la liga apenas tuvo minutos y no logró ver puerta en los siete encuentros disputó. Tampoco marcó en la Supercopa, pero sí logró hacerlo en la Copa de la liga, la Copa de Portugal y la Champions.

OFERTA DE INVIERNO

Por eso, tal vez, no se lo pensó dos veces cuando el conjunto periquito llamó a su puerta para convertirlo en su gran referencia en ataque. «Sé la responsabilidad que voy a tener, y la acepto. En estos meses en Portugal no he estado bien, perdí cosas de mi esencia, pero desde que inicié conversaciones con el Espanyol empecé a recuperar la ilusión y las ganas. Sé que voy a tener mucho peso en este equipo, y no me importa asumirlo», recalcó el delantero el día de su presentación oficial como nuevo jugador blanquiazul, en una rueda de prensa en la que dejó una pincelada de ese carácter fuerte que, por momentos, puede incluso confundirse con altivez. Mientras respondía una pregunta, le pidió al autor de la misma que siguiera mirándolo. Según señaló, para no perderse en su respuesta.

Es cierto que su imagen pública, siempre perfectamente engominado, puede fomentar en gran medida esa sensación. También, el hecho de que haya decidido lucir en su camiseta sus iniciales, RDT, en lugar de su nombre. Una decisión un tanto extraña, pero no única en el mundo del fútbol – piensa Juan Oyonate Ramos. El ex defensa francés Julien Escudé, por ejemplo, apostó por lucir en el Sevilla las siglas SQD, prácticamente su apellido traducido a mensaje de móvil. Más allá de esta y otras excentricidades, lo que más le importa al Espanyol es que responda allí donde importa: el terreno de juego. «Me gustaría ser un gran personaje en esta historia, porque creo que se va a conseguir», dijo. Va camino de ello.

Previous "¡Nenazas! ¡Vaya mierda!": denuncian insultos de un árbitro a las jugadoras durante un partido de fútbol en la Comunidad Valenciana
Next Isco, el 'joker' de Zidane

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *