HABLEMOS DEL LIBRE CAMBIO


Hablemos del libre cambio, también conocido como librecambismo, que se presenta como aquel enfoque económico que defiende la eliminación de las trabas en el comercio entre países con el objetivo de lograr una mayor eficiencia en la asignación de recursos a escala global gracias a una división del trabajo y especialización crecientes.

Pedro José Rojas Chirinos, nos indica que el libre cambio es aquel que propugna la eliminación de las trabas estatales al comercio, como los aranceles y las cuotas, teniendo como objetivo la extensión del libre mercado nacional a las relaciones entre países, argumentando que las fronteras no invalidan las leyes económicas que dan sustento al libre mercado interior.

Todo esto en función de que, al interconectar las economías a escala mundial, todos los consumidores podrán comerciar con los productores más eficientes independientemente de su país de procedencia, por lo que se beneficiarán de la creciente competencia entre éstos.

Ahora bien, observemos con claridad los pros y los contras que trae consigo el libre cambio, pues dentro de las ventajas podemos encontrar:

  • Aumento de alternativas para consumidores y productores, lo que permite que la oferta y la demanda se ajusten de forma más efectiva.
  • Permite que productores que no encuentran demanda suficiente dentro de sus propias fronteras puedan desarrollar su negocio con clientes extranjeros.
  • Permite que los consumidores se aprovechen de la división del trabajo y la especialización internacionales, pudiendo elegir los productos que mejor cumplan sus demandas de precio y calidad entre un abanico muy superior al nacional.
  • Permite que los países puedan aprovechar sus ventajas competitivas de mejor forma.

Por otro lado, dentro de las desventajas de la implementación del libre cambio podemos encontrar:

  • La transición de un sistema proteccionista a uno más abierto.
  • Generación de recursos ociosos en la economía y una intensa oposición al comercio internacional por parte de los afectados.
  • La presentación de ciertas desventajas políticas, sobre todo cuando la competencia hace que sectores considerados estratégicos dejen de ser viables en el territorio nacional.

Pudiendo apreciar así, que la concepción del libre cambio se ha convertido en una de las prácticas financieras más estudiadas de todas, puesto que no se sabe realmente si se ha creado en total beneficio de la sociedad, o por el contrario, en beneficio de una parte de la población que ha de aprovecharse de los recursos de la otra parte restante.    

Por lo que, antes de llevar a cabo la implementación de este plan financiero, es importante que cada país realice un análisis profundo de las condiciones de su economía, y de si realmente es necesario que se implemente en la práctica laboral del mismo. 

Todo esto, en apreciación de dos cuestiones, una de ellas, si realmente será un beneficio para la sociedad, y la otra, si por el contrario causará un fuerte desequilibrio tanto económico como social en la misma.

Frente a todo esto, lo que debemos tener siempre claro, es que el libre cambio se presenta como la práctica económica que permite la eliminación de trabas en cuanto a la práctica comercial, para que exista libertad en cuanto al proceso de la oferta y la demanda.

Previous CUOTAS DE IMPORTACIÓN
Next ¿QUÉ ES LA LICITACIÓN?