Contraloría sancionará a funcionarios que tengan mala calificación en las auditorías – Investigación – Justicia




Hace un poco más de tres meses, el Congreso aprobó el proyecto que le presentó el contralor General, Carlos Felipe Córdoba, para crear un nuevo modelo de control fiscal.

Esta semana, antes de terminarse el año, la Contraloría General explicó cuáles serán los cambios fundamentales que traerá ese nuevo modelo de vigilancia de los recursos públicos.

Según la Contraloría, uno de los principales cambios es que este nuevo modelo le permitirá a la Contraloría acompañar las contrataciones sin que esto implique una coadministración. Así se revive la función de advertencia –que la Corte Constitucional le había quitado a la Contraloría en el 2015–, con el fin de que este organismo pueda lanzar alertas cuando vea irregularidades, sobrecostos, etc.

Otro cambio es que la nueva ley le permite a la Contraloría intervenir sobre las 65 contralorías territoriales que existen, con el fin de crear un sistema nacional de control fiscal y evitar la dispersión en las formas en las que se audita a nivel territorial y local.

El contralor Córdoba también dijo que una de las modificaciones es que se fortalecen las facultades sancionatorias de la Contraloría sobre los funcionarios cuyas entidades salgan con una mala calificación. Cada año, la Contraloría audita a las entidades públicas y establece si fenece o no su cuenta (si les da una buena o mala calificación por su manejo financiero).

A aquellas entidades que lleven años sin que se les fenezca la cuenta, y que no hayan mejorado, la Contraloría comenzará a implementar sanciones –que van desde multas hasta suspensiones– a quienes estén a cargo y no hagan una buena gestión.

Córdoba dijo que otro cambio es que con las antiguas reglas de juego, después de que la Contraloría emitía un fallo fiscal, este podía tardar entre 10 y 20 años para ser decidido finalmente en el Consejo de Estado.

La reforma pone un límite de un año para que esa alta corte tome una decisión definitiva frente a los fallos fiscales, con el fin de hacer más efectivas las sanciones y darles seguridad jurídica a los condenados.

Además, dijo el contralor, otro de los cambios es el fortalecimiento tecnológico de la Contraloría, que era una de las más débiles de América Latina, con el fin de que pueda usar la inteligencia artificial –por ejemplo– y sistemas de vigilancia sobre los recursos públicos en tiempo real.

Así, dijo la Contraloría, la inteligencia artificial permitió evaluar casos como el de Hidroituango para que una máquina revisara 3 millones de registros en 4 días.

Adicionalmente, el contralor General, Felipe Córdoba, anunció que en marzo del próximo año la Contraloría le presentará al Congreso una propuesta para crear el Código Único de Responsabilidad Fiscal, con el fin de unificar la forma en la que hoy son sancionados los responsables del gasto público.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET

Previous Balance de extradiciones en Colombia en el 2019 - Cortes - Justicia
Next En standby, 200.000 conductores de Uber, Picap y apps de ese tipo