Los efectos de los aranceles al acero de Donald Trump en la economía latinoamericana



Brasil y Argentina integran el top 5 de los principales productores de acero y aluminio en América Latina.

María Paula Aristizábal Bedoya – maristizabal@larepublica.com.co

A través de su cuenta de Twitter, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump anunció que reestablecería los aranceles al acero (25%) y aluminio (10%) provenientes de Brasil y Argentina. Según el Mandatario, estos países han estado liderando “una devaluación masiva de sus monedas, lo que no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, con vigencia inmediata, restableceré los aranceles para todo el acero y aluminio que se envíe a los EE.UU. desde esos países”, señaló. Lo anterior no solo tomó por sorpresa a los jefes de estado de ambos países, sino que además abrió el debate entre los expertos sobre las consecuencias que pueden tener estas medidas y cómo pueden afectar el comercio de la región.

Las reacciones tras el anuncio de Trump no se hicieron esperar. El primero en pronunciarse fue el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien dijo que discutiría la medida con el ministro de Economía, Paulo Guedes. Agregó que de ser necesario, hablaría directamente con Trump, pues aseguró tener un “canal abierto de comunicación” con él.

En la tarde de ayer el turno fue para la Cámara Argentina del Acero, que expuso su preocupación ante la medida por medio de un comunicado oficial y pipidió acciones urgentes a los respectivos gobiernos para que hablen del tema en la cumbre de Mercosur que se ralizará el próximo jueves. “La Cámara Argentina del Acero manifiesta la fuerte preocupación de la siderurgia argentina”, dijeron.

De acuerdo con la entidad, el hecho de imponerle aranceles tanto al aluminio como al acero “pone en riesgo los niveles actuales de empleo siderúrgico de calidad y de alto nivel de capacitación, y disminuye la fuerte generación de divisas que el sector aporta”.

Los mayores productores de acero crudo en América Latina son Brasil, México, Argentina, Perú y Colombia, cuya producción en conjunto, según Alacero, sumó alrededor de 59 millones de toneladas en los primeros ocho meses del año, registrando caídas en su producción en la mayoría de los países, excepto Perú, que aumentó en 3% en el acumulado del año.

En lo corrido del año, del 100% de la producción de aluminio de Brasil, 43% ha sido exportado a Estados Unidos, así lo afirmó la Asociación Brasileña de Aluminio. Según The Wall Street Journal, el gremio señaló que pagaron un arancel del 10% sobre 47.000 de las 52.000 toneladas métricas exportadas a Estados Unidos. Salvo el trino que hizo ayer Trump, la entidad dijo que no ha tenido ningún otro pronunciamiento del Gobierno norteamericano.

En América Latina, el mayor exportador de acero es Brasil, con 4.228.000 toneladas vendidas en 2018 y 4.225.000 toneladas proyectadas para cierre de 2019. Le sigue México con 3.399.000 toneladas exportadas en 2018 y una proyección de 2.856.000 toneladas para este año, mostrando una disminución del -16% en su comercialización. Lo anterior, como respuesta a uno de los tantos efectos que ha dejado la guerra comercial en el mundo.

La tercera casilla es ocupada por Argentina, cuyas exportaciones de acero laminado en 2018 se ubicaron en 884.000 toneladas y proyectan cerrar en 990.000 para 2019, mostrando un crecimiento del 12%. De llegarse a entrar en marcha las medidas arancelarias de Trump sobre Brasil y Argentina, tanto Juan Manuel Lesmes, director de la Cámara de Fedemetal de la Andi, como María Juliana Ospina, directora del Comité Colombiano de Productores de Acero de la Andi, coinciden en que lo más probable es que se dé una desviación de comercio. “Si no le venden a Estados Unidos seguramente van a tratar de buscar mercados amigos, pero no estoy muy seguro de que nos vaya a impactar muy fuerte en Colombia. Al menos no en un futuro cercano”, dijo Lesmes.

No es la primera vez que Trump impone aranceles al acero y al aluminio. En 2018 decidió gravar con el 10% al aluminio y el 25% al acero a nivel mundial, en el marco de la guerracomercial con China. Tiempo más tarde Canadá, México, Brasil y Argentina, entre otros países fueron exentos de los aranceles, medidas que meses después fueron levantadas por el presidente Trump. Al respecto, Lesmes señaló que en vez de levantar los aranceles, el mandatario de EE.UU. “lo único que ha hecho es subirlos, aumentando la incertidumbre”.

Ospina agregó que la desviación del comercio podría afectar el comercio interno en el país, sin embargo, “está en manos del Gobierno Nacional y de los gremios protegerla”.

Alacero cuestionó las razones que dio Donald Trump para imponer aranceles
Por medio de un comunicado , la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero) cuestionó el motivo de Trump para imponer aranceles. “Creemos que en el libre comercio las monedas fluctúan de acuerdo con los escenarios internos y externos de cada país sin la manipulación de los gobiernos, al menos en los casos de Argentina y Brasil. Perjudica la economía de su propio país, ya que la cadena de la industria del acero en los EE.UU. necesita de productos siderúrgicos que no siempre son producidos internamente”.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Previous El diálogo social transforma
Next ¿Complejo o complicado?

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *