Calles de Bogotá se militarizan tras toque de queda impuesto por las autoridades



A partir de las 9:00 p.m. del viernes y hasta las 6:00 p.m. del sábado fue decretado el toque de queda.

María Paula Aristizábal Bedoya – maristizabal@larepublica.com.co

Tras la creciente ola de disturbios que se han venido presentando en la ciudad de Bogotá, Enrique Peñalosa, alcalde de la capital decretó el toque de queda en un principio para las localidades de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, a partir de las 8:00 p.m., lo que minutos más tarde terminó siendo para toda la ciudad desde las 9:00 p.m.. Cientos de uniformados se tomaron las calles de la capital para salvaguardar el orden y la integridad de los habitantes, efectivos de la Policía Nacional, Ejército Nacional de Colombia y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) hicieron presencia en la noche del viernes y la madrugada del sábado.

A pesar de la norma emitida por el Alcalde, algunos ciudadanos hicieron caso omiso y salieron a las calles a protestar pacíficamente, mientras que en otros casos, los delincuentes aprovecharon la medida para saquear viviendas y conjuntos residenciales a lo largo y ancho de la ciudad. Lo anterior infundió el temor en la ciudadanía y propició que los residentes se unieran para proteger las viviendas de los criminales.

A pesar de lo que se vivía en Bogotá, no fue en la única que hubo desmanes. En Santander de Quilichao dejaron un carro bomba que cobró la vida de tres policías y dejó un saldo de otros siete heridos.

Aún no es clara la hoja de ruta que tiene el Gobierno Nacional en cabeza del presidente de la República, Iván Duque Márquez, sobre lo que va a suceder en Colombia, pues si bien el mandatario ya anunció que dará inicio a una “agenda de conversación nacional” la próxima semana, los colombianos están a la expectativa de lo que pueda ocurrir.  Sin embargo, ante la ola de disturbios que se han presentado a lo largo y ancho del país, el Presidente dio vía libre a los alcaldes de tomar las medidas necesarias para salvaguardar el orden, entre ellas la ley seca y el toque de queda.

“Para garantizar la seguridad en los lugares donde se está viendo perturbada la tranquilidad, he decidido fortalecer la presencia de la fuerza pública y aumentar las capacidades de inteligencia. He ordenado el despliegue de patrullas mixtas de la Policía y el Ejército Nacional en los lugares más críticos”, señaló el mandatario.

Tras el paro nacional que tuvo lugar el pasado jueves, 21 de noviembre, que en su mayoría fue pacífico, personas ajenas a las marchas han dañado la infraestructura del principal sistema de transporte que tiene la capital: el Transmilenio. Por lo anterior,  el alcalde Peñalosa señaló que “lo que tenemos es una horda de delincuentes que destruyen los bienes de todos los ciudadanos, que saquean y roban, que quieren acabar con la ciudad. Son una minoría”.  En total, 76 estaciones del Transmilenio fueron vandalizadas y parcialmente destruidas, así como 79 buses del Sistema Integrado de Transporte (SITP), que circulan en las calles de la capital.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Previous Secretario General de la Comunidad Andina se solidariza con Colombia y rechaza la violencia
Next Entrevista a Fernando Carrillo sobre las sanciones a elegidos por voto - Investigación - Justicia

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *