La clave para afrontar la cuarta revolución industrial



“La cuarta revolución industrial afectará la esencia misma de la experiencia humana”. Por eso recomiendo acróstico Pecar que responde de Prepárese, Entienda el cliente, Cambie el chip, Atrévase y Realice cambios

La cuarta revolución industrial trae muchos  interrogantes, miedos y oportunidades . Estos van desde el desplazamiento de puestos de trabajo, los cambios en la forma de relacionarnos con el mundo, la incertidumbre,  los miedos de posibles ciberataques o las brechas en cuanto al acceso a nuevas tecnologías.  Ya lo decía muy bien Klaus Shwab, presidente del Foro Económico mundial: “La cuarta revolución industrial afectará la esencia misma de la experiencia humana”.

Prepárese:  Tome conciencia de que estos cambios pueden afectar su negocio, que retos traen y sobre todo como pueden afectar o generar una serie de oportunidades a su modelo de negocios. Como dice Govindarajan, gurú de la innovación y autor del libro Three Box Solutions,  hay que entender que el futuro ya llegó. Eso implica que no solo debemos administrar las cajas 1 y 2 (pasado y presente) sino también invertir espacio y tiempo en administrar el presente para los cambios que trae el futuro (caja 3).  Y en respuesta a este nuevo reto recomiendo dos acciones.  Primero, dedique espacio y tiempo a pensar las oportunidades de futuro y segundo capacite a su personal en las nuevas habilidades que requieren las organizaciones.  El Foro Económico Mundial identificó al respeto al 2020 los siguientes: pensamiento crítico, negociación, creatividad, inteligencia emocional, orientación al servicio o flexibilidad cognitiva entre otras.

Entienda al cliente:  Un segundo paso incluye comprender e investigar el mercado y revisar su propuesta de valor. Para entender los cambios en el entorno y del mercado recomiendo estudiar las tendencias, aquellos cambios masivos y significativos en nuestro mercado. Para eso resulta conveniente aplicar el coolhunting (cazadores de tendencias)  que permite a las organizaciones estar informadas sobre nuevos negocios y mejores prácticas. Además, a estar enteradas de la manera como las nuevas tecnologías afectan la forma de hacer transacciones y usar los productos o servicios.  De acuerdo al Omnichannel Buying Report de 2018 el 78% de los encuestados había hecho una compra en Amazon en los últimos seis meses, mientras que tan solo un 65% había comprado en tiendas físicas. No se  olvide que las generaciones Millennial y Z llegaron para quedarse. Se trata de nativos digitales que aprecian más la experiencia que el atractivo del  producto o servicio.   La clave es alinear su propuesta de valor con las necesidades del nuevo comprador y a sus hábitos de consumo.

Cambie el Chip.  Para afrontar los cambios debe tener tener flexibilidad cognitiva y estar abierto a aceptar cómo afectan o pueden llegar a influenciar su negocio.

“ Si lo he hecho así durante muchos años y me ha dado resultado por qué voy a cambiar ahora?”   Esta es una expresión válida  que encuentro recurrentemente en las empresas. Pero no olvide como comenzó Jeff Bezos, fundador de Amazon, que aprovechando las tecnologías de su momento reinventó el negocio de las librerías en el mundo.

Atrévase:  ¡Es hora de saltar en paracaídas! Es el momento de  aprovechar  los grandes desafíos, lanzar las redes y cautivar un mercado listo para los cambios. Es tiempo de actuar y emocionar a su mercado. La tecnología trae, entre otros grandes retos, la posibilidad de cambiar las reglas del juego en los sectores. Empresas como AirBnb, Amazon y Netflix ya lo hicieron en las industrias hotelera, del retail  y  cinematográfica. El Big data, el blockchain, el internet de la cosas tienen la respuesta a muchas de sus preguntas. No es suficiente crear un nuevo grupo encargado de innovar dentro de la organización. Para ello recomiendo entender cómo alinear la innovación Lcon la estrategia organizacional y actuar para transformarla digitalmente.  Las juntas directivas de hoy en día debe tener entre sus agendas la tarea de gestionar la innovación.

Muchas ya se han atrevido en el mundo y Colombia no ha sido ajena a estos cambios.  Empresas como Bancolombia o  Sura, por citar algunos ejemplos,  ya entendieron que las reglas del juego  cambiaron. En ese sentido, usan chatbots con inteligencia artificial para asesorar servicios financieros, y aplican la economía colaborativa para comprar un seguro.

Realice Cambios:  Verifique que su accionar genera resultados positivos para su organización.  Eso va desde desde definir una estrategia clara hasta medir estos resultados.  Los indicadores de innovación y las acciones de mejora deben hablar el mismo idioma que los sistemas de gestión y de calidad en las organizaciones. Las empresas necesitan ajustar la selección de su personal, sus objetivos de capacitación y  los equipos de trabajo.

Como emprendedores, empresarios, docentes,  gobierno, fundaciones, universidades, colegios y  familias, tenemos la responsabilidad de generar el cambio en esta nueva revolución industrial. De nosotros depende que esta  nueva industrialización no abra más brechas en la sociedad. El país tiene la oportunidad  de mostrar todo su potencial creativo que lo distingue. Y nosotros, la de demostrarnos que podemos ser los mejores ciudadanos del mundo.

Ya bien lo escribía Benedetti:

“Lento pero viene
El futuro real
El mismo que inventamos
Nosotros y el azar
Cada vez mas nosotros
Y menos el azar
Lento pero viene”

 

 

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Previous Realidad mercadológica
Next El Palacio de Versailles se podrá recorrer mediante realidad virtual

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *