Brasil a punto de superar estimaciones presupuestarias para 2019 según un alto funcionario



Waldery Rodrigues, secretario especial del Ministerio de Economía, dijo que el gobierno optó por enviar proyecciones conservadoras

El desempeño fiscal de Brasil en los próximos años será mejor que el pronosticado en el presupuesto 2020, según un alto funcionario del gobierno.
Waldery Rodrigues, secretario especial del Ministerio de Economía, dijo que el gobierno optó por enviar proyecciones conservadoras al Congreso, pero que el resultado final mostrará una mejora debido al programa de privatizaciones y reformas económicas de la administración, así como a la devolución de recursos de los bancos estatales al Tesoro

“Son medidas que permiten una reducción de la deuda pública”, dijo. Respecto al saldo presupuestario, “lo que importa no es solo el resultado primario, sino también el nominal”. El resultado del presupuesto primario excluye los pagos de intereses.

Se pronostica que el déficit primario del gobierno central de Brasil alcanzará los 124.000 millones de reales (US$30.000 millones) en 2020, cayendo a 68.500 millones de reales en 2021 y luego a 31.500 millones de reales en 2022.

Para 2019, Rodrigues dijo que el déficit de 130.000 millones previsto actualmente debería ser un poco más bajo. Esto se debe a que el equipo económico cuenta con el pago de dividendos de los bancos públicos, que debería fortalecer los ingresos.

“Este año vamos a tener un déficit primario por sexto año consecutivo, lo que demuestra el desastre de las cuentas públicas”, dijo. “Pero el resultado final debería ser de 10.000 millones a 15.000 millones de reales menos debido a las restricciones presupuestarias”, agregó. Alrededor del 94% del gasto del gobierno central se destina a salarios y gastos.

Si bien las disposiciones presupuestarias aseguran un cierto grado de restricción fiscal, también limitan el margen del gobierno para asignar recursos y paralizan las inversiones. Según Rodrigues, el gobierno está listo para enviar al Congreso una propuesta para suprimir las asignaciones en todo el presupuesto federal, lo que permitirá a la administración mayor libertad para gastar según considere conveniente.

Para Rodrigues, el gran villano en las cuentas públicas es el crecimiento del gasto obligatorio, que se proyecta alcanzará los 201.000 millones de reales —o 2,55% del PIB— entre 2016 y 2019, mientras que el gasto discrecional caería en cerca de 46.000 millones de reales, o 0,58% del PIB. “Esto debilita la inversión”, dijo.

Las arcas estatales de Brasil también deberían recibir un impulso de una megasubasta de campos petroleros de presal, con la que el estado recibirá 49.000 millones de reales para fines de 2019.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Previous Panorama del icopor en Colombia - Medio Ambiente - Vida
Next Qué es la colpofobia, el miedo a los genitales femeninos, y cómo se puede superar - Ciencia - Vida

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *